Tras sucederse los rumores durante estos últimos días, Xiaomi, por fin, ha desvelado por completo el nuevo Xiaomi Mi4, un dispositivo con el que pretenden plantar cara a los principales smartphones del mercado y, sobre todo, afrontar su expansión internacional (el principal reto que la compañía tiene en estos momentos teniendo en cuenta que en Asia ya se han coronado como uno de los más populares).

En primer lugar, el hardware. Xiaomi ha apostado por los componentes más potentes posibles, aunque es cierto que las especificaciones filtradas en los días previos apuntaban a un salto cualitativo mayor –sobre todo en procesador y pantalla. Concretamente, nos encontramos:

  • SoC. Qualcomm Snapdragon 801 a 2.5 GHz.
  • CPU. Quad-Core a 2.5 GHz (núcleos Krait 400)
  • GPU. Adreno 330 a 578 MHz
  • RAM. 3 GB LP-DDR3.
  • Pantalla. 5 pulgadas Full HD (440 ppp).
  • Batería. 3.080 mAh con modo de carga rápido a 9V y 1.2A o 5V y 2A.
  • Cámara principal. 13 megapixeles con flash LED. Sensor Sony Exmor RS, apertura de f/1.8, HDR en tiempo real y grabación 4K.
  • Cámara secundaria. Sensor de 8 megapixeles Sony Exmor con f/1.8 de apertura.
  • Memoria. 16/64 GB con eMMC 5.0 (mejora velocidad de lectura y escritura).
  • Conectividad. LTE, Bluetooth 4.0, Wi-Fi (a/b/g/n/ac), GPS y GLONASS.
  • Software. MIUI v6 (basado en Android 4.4.2 KitKat).

A priori, encontramos un hardware muy similar al del LG G3, uno de los mejores terminales del momento. Eso sí, la no inclusión de una pantalla QHD debería colaborar a un rendimiento y autonomía ligeramente superior, pues el procesador está sometido a menos carga al trabajar con una resolución menor. En mi opinión, un movimiento totalmente acertado la no inclusión de una pantalla con más resolución.

Xiaomi Mi4

Resulta destacable el modo de carga rápida a 9V y 1.2A o 5V y 2A, un sistema que cada vez más fabricantes incorporan en sus smartphones de gama alta. En teoría no apreciaremos grandes mejoras, pues este modo de carga rápida llega principalmente para contrarrestar el aumento de capacidad (que implica unos tiempos de carga más prolongados que la media de los dispositivos actuales).

En el apartado fotográfico también encontramos mejoras notables. En primer lugar, ambas cámaras cuentan con una apertura f/1.8, mientras que la mayoría de fabricantes actuales optan por f/2.0 o superiores en sus gamas altas –cuanto menor sea el número, mejor. También encontramos dos sensores Sony que asegurarán calidad fotográfica, siempre y cuando Xiaomi haga un buen uso de los drivers y el posprocesado. Y, como no podía ser de otra forma, 8 megapixeles de resolución en la parte frontal, para seguir la moda de las selfies.

Xiaomi Mi4

El cuerpo del Xiaomi Mi4 finalmente estará compuesto por una combinación de plástico y acero: el marco y el chasis interno del dispositivo es completamente de acero, pero la tapa trasera (que imita al tacto del acero, como ocurre en el LG G3) es plástico. Si no os convence el plástico de la parte trasera, Xiaomi ha anunciado el lanzamiento conjunto de varias tapas traseras de madera y otros texturas, las cuales podremos intercambiar fácilmente.

Xiaomi ha semiconfirmado los precios del Xiaomi Mi4:** $320 para el de 16 GB y $400 para el de 64 GB**. Sobre la disponibilidad, la compañía no ha dado demasiados detalles. No obstante, teniendo en cuenta su deseo de expansión internacional, lo más probable es que la compañía asiática no se demore demasiado en poner su flagship a la venta.