Hace ya algún tiempo, en Marzo, supimos que Vodafone había comprado ONO por 7400 millones de euros en una operación que desde el primer momento supimos que estaba llamada a poner patas arriba el mercado de las telecomunicaciones en España, que le había costado al operador rojo tres ofertas, y que ahora sí, un grupo podría hacerle frente a la poderosa Movistar, por lo que pese al coste, tenía sentido. A partir de ahí comenzaron las elucubraciones, pero la operación aún tenía que ser aprobada por la comisión europea, que tras deliberar, finalmente dio el sí y aprobó la compra.

A priori el acuerdo afectará positivamente a los usuariosLa próxima operación esperada, era la de cerrar el acuerdo, y así ha ocurrido. Desde hoy ha quedado constituido el nuevo Consejo de Administración de Ono, que presidirá el Consejero Delegado de Vodafone en España, Antonio Coimbra. La noticia es que como se esperaba, los usuarios de ambos grupos podrán beneficiarse de la fusión y obtendrán descuentos y ofertas conjuntas con planes convergentes que lucharán por convertirse en líderes, ya que actualmente tienen buenas ofertas por separado.

Como ya vimos anteriormente, la unión de ambas empresas creará un nuevo actor muy poderoso, ya que ahora Vodafone pasará a ser el segundo operador de ADSL y fibra, acercándose enormente a la líder del sector, Movistar. Además, hoy hemos sabido que Orange y Vodafone van a continuar colaborando para mejorar el despliegue de su red, y Orange podrá obtener un millón de clientes de la red de Ono. Se acallan así las voces que insinuaban que el trato no se haría, ya que perjudicaba excesivamente los intereses de Orange. Cuando se trata de expandir una red hablamos de costes tan altos que algunas concesiones acaban mereciendo la pena, ya que para las compañías lo importante es ganar clientes, y hoy en día se logran captar con grandes ofertas económicas, sí, pero acompañadas de más velocidad.