Es lo malo de ser un early adopter, cuando eres el primero que da paso adelante cuando se trata de adoptar una nueva tecnología, entonces debes correr el riesgo de formar parte del ensayo y error. En esa situación podrían encontrarse aquellos que se han adelantado a llenar su salón con una enorme pantalla UHD de la que sentirse orgullosos, ya que si has hecho lo propio en Europa, tu televisor podría no ser compatible con las emisiones de contenidos en todo el viejo continente.

Todo esto a propósito de que recientemente la gente del DVB Steering Board ha presentado el DVB-UHDTV Phase 1, una nueva especificación que regulará el modo en que se realizarán las transmisiones de contenidos en formato UHD dentro del continente europeo, siempre que así lo disponga la Unión Europea, quienes en las próximas semanas se encargarán de dar el visto bueno de ser pertinente.

La razón fundamental del problema está en el codec que comprime los datos en el DVB-UHDTV Phase 1, pues al igual que el servicio de streaming 4K de Netflix, la nueva norma se basa en HEVC. El problema es que tal como explicaba Netflix en su momento, la mayoría de los televisores que ya se encuentran en el mercado no están en capacidad de hacer funcionar el mentado codec, siendo que solo los televisores 4K presentados en el CES 2014 empezarían a incorporar compatibilidad.

Pero tranquilo, antes de comenzar a arrancarte los pelos, podrás usar tu televisor con total normalidad para reproducir contenidos locales que no empleen el mentado codec. Por otro lado, seguramente llegado el tiempo veremos aparatos dedicados que se encargarán de procesar el codec de manera externa para que puedas disfrutar los contenidos con total normalidad, como ya pasa con algunos streamers 4K que reproducen Netflix.