Tal y como apuntan diversas fuentes internas, el gigante surcoreano Samsung habría firmado un acuerdo de colaboración con Qualcomm, el fabricante estadounidense de SoCs y chipsets más popular en la industria móvil. El fin de dicho acuerdo sería la fabricación de SoCs de 14 nanómetros –el siguiente gran paso en este tipo de chipsets–, los cuales serían diseñados por Qualcomm y fabricados por Samsung en sus amplias y eficientes cadenas de producción.

De este supuesto acuerdo, podemos extraer diversas ideas o conclusiones:

  • Qualcomm se fortalece más que nunca. La compañía estadounidense, que cuenta con numerosas patentes relacionadas con la fabricación de SoCs y, además, es la más popular en el sector de la telefonía móvil, logra con este acuerdo una mayor tracción para responder a la demanda de sus SoCs, la cual probablemente aumente en los próximos meses. Además, teniendo en cuenta el auge de Mediatek, este extra que le proporciona Samsung en lo que a capacidad de producción se refiere, será esencial para poder competir con el fabricante asiático de SoCs.

  • Los 14 nanómetros han llegado: bienvenidos. Con cada reducción de tamaño, se experimenta una mejora sustancial en los SoCs. Con este salto de 28 nanómetros (empleados en los últimos Snapdragon) a 14 nanómetros, los SoCs de Qualcomm no solo ocuparán menor espacio, sino que serán más eficientes energéticamente y podrán proporcionar algo más de potencia. Esto, combinado con los núcleos de 64 bits y las estructuras Octa-core, deja claro que nos espera un futuro muy dulce.

Samsung Galaxy S5

  • Justo después de perder a Apple. Esta noticia surge justo días después de que Apple encargase la producción de los SoCs A8 a TSMC en lugar de a Samsung (quien había tenido la exclusiva hasta hace poco). Parece que los de Cupertino dejarán de ser el cliente prioritario para Samsung.

  • ¿El fin de los Exynos o el resurgir de estos? Teniendo en cuenta la fuerza que han perdido los SoCs Exynos en los últimos años, no sería de extrañar que, tras este estrechamiento de lazos, la compañía asiática decidiese dejar a un lado su familia Exynos y sellar una firme alianza con Qualcomm de cara al futuro. Pero también es posible que ocurra justo lo contrario y que, gracias a este acuerdo de colaboración, Samsung se fortalezca –no solo económicamente, sino también informativamente (pues tendrá acceso a informaciones privilegiadas de los SoCs de Qualcomm)– y los Exynos resurjan de sus cenizas.

Este acuerdo es realmente importante, sobre todo de cara al futuro. Y es que hablamos de dos de las compañías más grandes del sector, aliadas para la fabricación de piezas clave en los dispositivos móviles, como son los SoCs (que incluyen CPU, GPU, Modems… etc.). Sin duda, va a ser interesante ver en los próximos meses cómo evoluciona.