Si buscamos un ejemplo de un fabricante que estén haciendo bien las cosas en Android, la respuesta clara y evidente es Motorola. La compañía norteamericana, tras ser comprada por Google, se puso la pilas en todos los sentidos y ha conseguido desde la democratización del smartphone, hasta una política de actualizaciones sin igual. Además, tanto el Moto X, como el Moto G o el Moto E ofrecen un gran rendimiento sin contar con un hardware demasiado espectacular.

Todo eso está muy bien y, sin embargo, para los usuarios no parece ser suficiente. Ya hablamos de que Motorola se había ganado al público especializado y ahora debía ir a por el resto de usuarios. Y es que no todos los usuarios quieren sólo saber que su smartphone va bien, sino que además quieren que tenga el hardware más puntero, lo mejor de lo mejor. Quieren que su smartphone supere todo lo establecido y que llegue aún más allá. Esto es lo que demandan la mayoría de usuarios y quizás Motorola acabe cediendo a estas demandas, como cedieron Samsung, LG, Sony, o el resto de fabricantes.

Moto G Color Edition

Pero, ¿y si Motorola busca el equilibrio? ¿Y si en vez de ceder a las presiones, encuentra un punto intermedio? Evidentemente, la mejor forma de demostrarlo sería con el Moto X+1, la sucesión del Moto X en el que hemos podido ver ya imágenes y vídeos filtrados. El Moto X ya ofrecía un gran rendimiento, aunque contaba con una pantalla a 720p, una batería de 2200 mAh y un procesador de «sólo» dos núcleos, cuando ya había de cuatro o incluso ocho núcleos. La principal queja del Moto X fue esa, que era bueno, pero que podía ser mucho, mucho mejor.

Volvamos ahora al Moto X+1. Según las últimas filtraciones, el nuevo flagship de Motorola para este 2014 contaría con un hardware a la altura de un gama alta: pantalla entre 5 y 5.2 pulgadas con resolución Full HD, con lo que daría el salto de 720p a 1080p, procesador Qualcomm Snadpragon 800, aunque no sabemos si será finalmente el 800, 801 o incluso el 805, 2 GB de memoria RAM, ranura para microSD, memoria interna de 32 GB, batería de 2900 mAh, y una cámara de 12 megapíxeles que mejoraría ampliamente con respecto a su predecesora, la cual también tenía fama de ser mucho peor comparada con la de otros flagships.

US-MOTOROLA-MOTO X

Evidentemente, si estas características filtradas hubieran sido de cualquier otra compañía, estaríamos poco impresionados, pero es de Motorola de quién estamos hablando. Un hardware así en el Moto X+1, conociendo la experiencia de usuario en el Moto X, puede dar lugar a un smartphone espectacular. Por ejemplo, si con 2200 mAh el Moto X prometía aguantar 24 horas despierto, el X+1 con sus posibles 2900 mAh podría aguantar 36 o 48 horas encendido con un uso moderado, todo ello sin ser demasiado abultado, como un phablet, o contar con un grosor demasiado grande.

Motorola podría mejorar si cabe más aún la batería con Project Volta en Android L.Además, tengamos en cuenta también que Android L está próximo, y su Project Volta, que ya vimos en el Developer Preview y el cual ya prometía bastante en una versión de Android aún prematura. Project Volta puede mejorar aún más ese célebre rendimiento en los Motorola y su sistema de Android sin apenas capa de personalización, una tendencia que ha demostrado ser efectiva y que el resto de fabricantes debería seguir.

Y luego está el tema de Lenovo. Desde que compró Motorola ha habido muchas especulaciones sobre cual iba a ser el futuro de Motorola. Aunque la compra todavía no se ha hecho efectiva, y probablemente no se haga oficial hasta noviembre o diciembre de este año, la compañía china prometió que las marcas Moto X y Moto G serían mantenidas, por lo que la intención de Lenovo no es transformar Motorola de arriba a abajo, sino utilizar a Motorola como zona de entrada al mercado norteamericano y mejorar lo que ya está presente.

Tim Boyle/Bloomberg
Tim Boyle/Bloomberg

Lo primero que pueden mejorar es el precio de su gama alta: el Moto X costaba con su precio de salida lo mismo que un flagship de ese mismo año, pese a tener un hardware inferior. Y ya se ha demostrado que el precio es un factor decisivo, como se puede ver con el éxito del Moto G. Ya hemos visto posibles muestras de intentar mejorar esto, aunque haya sido a base de cerrar la fábrica que había en EEUU, para trasladar la fabricación a un país más barato. Una lástima, pero que podría significar el inicio de un Moto X+1 por menos de 500 o 450 dólares libre. Obviamente, todo esto son especulaciones, pero como geek estoy deseando que salga ya el nuevo Moto X+1.