Los problemas financieros de HTC han copado la actualidad tecnológica en diversas ocasiones durante los últimos años. La compañía asiática lleva desde 2011 en una lenta espiral de la muerte de la cual parece no acabar de salir nunca. Justo cuando parece recuperarse de las pérdidas, vuelve a dejar de tener beneficios. Y así en forma cíclica durante los últimos tres años.

No obstante, este año 2014 podría ser diferente para la compañía asiática. Tras un primer trimestre fiscal con pérdidas –relativamente comprensibles, pues aún no habían iniciado la comercialización de sus nuevos dispositivos–, los asiáticos han vuelto a los beneficios. Concretamente, han registrado $65.060 millones de ingresos y unos beneficios netos de $2.800 millones, unas cifras realmente positivas teniendo en cuenta que en el anterior trimestre fiscal, las pérdidas fueron de 62 millones de dólares y los ingresos de «solo» 1.100 millones.

Esta mejora, obviamente, se debe sobre todo a su HTC One (M8), el cual parece estar respondiendo realmente bien. Asimismo, también tienen una gran influencia en estas cifras otros dispositivos como el HTC Desire 801, que están cosechando buenos resultados en algunos mercados clave para la empresa.

HTC One M8

Ahora la pregunta es: ¿lograrán mantenerse en beneficios o, al igual que en años anteriores, se repetirá ese ciclo y en los siguientes trimestres fiscales volverán a las pérdidas? Es una pregunta difícil de responder desde fuera. La respuesta sencilla sería decir que HTC continuará con ese ciclo y que estos beneficios solo han sido puntuales, causados por el lanzamiento de su flagship. No obstante, existen motivos para confiar en que esta vez HTC sí logrará salir de este camino negro y mantenerse en los beneficios:

  • Nuevos dispositivos en camino. HTC One E8 ha sido recientemente lanzado, al igual que el HTC One (M8) Mini. Y probablemente no sean los únicos, pues se espera que HTC presente nuevos smartphones de cara a la segunda mitad de año, como un phablet, dispositivos con Windows Phone 8.1… Es decir, smartphones que, si bien no van a mantener el mismo ritmo de ventas que el M8, sí deben ayudar a compensar esa bajada de ventas que el M8 experimentará con el paso de los meses.

Hay motivos para creer que HTC se mantendrá en beneficios en el futuro

  • El marketing está dejando de ser un problema. HTC está haciendo grandes inversiones en marketing, y es muy apreciable tanto en la cantidad de anuncios que vemos en todas partes como en la intensa promoción de las funciones diferenciales del dispositivo que está haciendo (véanse el acabado unibody de aluminio, el enfoque selectivo… etc.). Su marketing no llega al mismo nivel que el de Samsung y Apple, pero están mejorando bastante, y eso es positivo.

  • Ya no compite solo. En 2011, Samsung dominó. En 2012, igual. En 2013, mostró ligeros signos de debilidad con el Galaxy S4. En 2014, como estamos viendo, Samsung Galaxy S5 ya no es el favorito de todos por mayoría. Nuevos rivales como el Xperia Z2 y el LG G3 se han subido al escenario, y es de ese aumento de competencia del que HTC puede aprovecharse si sabe potenciar los factores diferenciales del HTC One (M8). Ya no compite solo contra Samsung, que parecía ser el rey absoluto; ahora son varios, los cuales, uniendo fuerzas, pueden restar terreno al gigante asiático, ganar cuota de mercado y, obviamente, aumentar sus beneficios.

La situación es bastante similar a la del año pasado con el One (M7): un muy buen producto, mejoras en todos los campos posibles y beneficios en este segundo trimestre fiscal. ¿Se repetirá la historia o, por fin, HTC dejará esta lenta espiral de la muerte en la que entró hace varios años y de la que aún no ha salido? Personalmente, confío en que este año sea el definitivo, aunque para ello tendrán que convencer al público en el último semestre del año.