El verano es una de las épocas en las que nuestros iPhone más sufren. Ya sea en la playa, en la piscina o en la montaña las posibilidades de sufrir algún percance con ellos son más elevadas en esta época del año. Muchos de los smartphones de gama alta han ido incorporando diversas certificaciones y son resistentes al agua, al polvo y a los golpes, aspecto en el cual Apple ha decidido no introducirse por el momento. Sin embargo, los fabricantes de accesorios no han querido desaprovechar la oportunidad y nos ofrecen diversas alternativas para mantener nuestro iPhone alejado de estos elementos, como las tres fundas que os traemos.

SBS Power

La alternativa más económica, y también la más sencilla en cuanto a planteamiento. La SBS Power es una funda impermeable con cerradura hermética que protege el iPhone del agua y de la arena a la vez que nos permite seguir interactuando con él con la funda puesta.

SBS Power

El principal problema de esta funda es que no es muy indicada para utilizar a diario, es decir, no podremos andar con la funda puesta y guardar el iPhone en el bolsillo, como sí podemos hacer con otras, por lo que está únicamente indicada para los momentos de playa o piscina, cumpliendo a la perfección su cometido en dichas ocasiones.

Rollei UW-i5

Técnicamente es más una carcasa que una funda, y es quizás la alternativa más extravagante de las tres, más enfocada para aquellos a los que le guste tomar fotografías bajo el agua, o en el agua simplemente, que para los que quieran proteger únicamente su iPhone, aunque también cumple dicha función.

La Rollei UW-i5 es resistente a los golpes, agua y polvo, puede sumergirse hasta 40 metros y resiste caídas de 1 metro de altura pudiendo usarse incluso con una funda puesta.

Lifeproof nüüd

Con la funda nüüd de Lifeproof conseguirás tener un iPhone a prueba de casi todo, y podrás llevarlo con total tranquilidad a la playa o a la piscina. Cuenta con certificación IP-68, la misma que terminales como el Sony Xperia Z2, tu iPhone estará protegido contra agua y polvo, además de golpes e impactos, caídas de 2 metros incluidas.

A cambio de esta protección tendremos que sacrificar un poco el aspecto y grosor de nuestro dispositivo, que si bien no se ve aumentando en exceso, 1,5 mm según el fabricante, es algo que sí notaremos si estamos acostumbrados a llevar el iPhone sin funda o con una funda de otro tipo. Un aspecto interesante es que, en el iPhone 5s, podremos seguir utilizando el Touch ID sin ningún problema. Buen punto.