Entel Chile se enfrenta ante un interesante proyecto en materia de infraestructura, bajo un escenario en el que comúnmente se ven involucrados los países del sur del continente americano, como Brasil y Argentina, donde la extensión de su territorio y las condiciones geográficas suponen un reto importante (y costoso) para lograr llevar su señal de telefonía celular a la totalidad de su extensión. Hoy Entel Chile pone un ejemplo y apuesta por su mercado, al anunciar una inversión de 218 millones de dólares para incrementar su área de cobertura y llegar a más localidades de la nación donde opera.

La realidad es que la meta de Entel Chile es bastante ambiciosa, de acuerdo con Manuel Araya, gerente de Regulación y Asuntos Corporativos de la firma, la operadora viene trabajando en el despliegue técnico para lograr establecer conexión en 720 localidades en distintos puntos del país. A la par que corren sus obligaciones y procesos referentes a la licitación de la banda de 2.600 MHz, logrando antes de los 18 meses pactados conectar a 37 de las 181 localidades a las que se han comprometido, destacando entre ellas las regiones del Biobío, La Araucanía, Los Lagos, Los Ríos, El Maule y también en la Metropolitana, de modo que para septiembre, con el ritmo que llevan, estarían llegando al 50% de su meta, con suficiente tiempo para cumplir con la totalidad.

4G LTE, otro tema igual que Argentina

velocidad-de-las-conexiones-moviles-4g
Mientras que en lo que respecta a su participación para la licitación del espectro de 700 Mhz en el que se basan los servicios 4G LTE, Entel Chile se adjudicó el mayor bloque, con 30 MHz, de manera que, según afirma Araya, estaría llevando sus servicios de telefonía móvil e internet a 549 localidades, de un total de 1.200 lo que a la larga se traducirá en una inversión de 750 millones de dólares. Es aquí donde el primer paso, con la aportación de 218 millones de dólares, representa el inicio de una serie importante de movimientos en materia de infraestructura para mejorar la calidad y cobertura de los servicios en esta nación.

Por el momento las responsabilidades de la compañía se resumen en 373 kilómetros, de un total de 854, de rutas que deberán trabajar para dotarles de señal para servicios de telefonía e Internet. El paso de esta serie de desarrollos marcan la trayectoria y destino de la telefonía celular en Chile.