Hay mucha investigación en torno al asunto de las baterías para mejorar la autonomía de diversos gadgets como smartphones o automóviles eléctricos, aún no se llega a nada concreto o son tecnologías que tardarán algunos años más en convertirse en una realidad. Investigadores de Stanford han desarrollado quizá el modelo definitivo para la próxima generación de baterías de Iones de Litio.

Para que estas nuevas baterías de smartphones o autos sean equipadas por los diversos fabricantes se necesita que consigan una efectividad del 99.9% y según el estudio, en previos intentos se ha llegado hasta 96% de efectividad y terminan por abandonarse, los investigadores de Stanford han logrado ya un 99% de eficiencia en la prueba del nuevo modelo, que está enfocado en reducir el desgaste, el tiempo de carga de una batería y también lograría que fueran mucho más seguras dejando de lado los riesgos comunes de sobre calentamiento o una posible explosión.

La clave ha sido trabajar con el mismo Litio, para evitar el desgaste y tener un mayor control sobre dicho elemento, se sacará un mayor provecho aplicando una capa de carbono protectora a la que han llamado «nanoesferas” la cual tendrá la función principal de estabilizar el ánodo de litio utilizado y de esta forma se podría lograr una mayor conservación en las baterías y se aumentaría hasta el doble o triple la capacidad.

Quizá no veremos estos avances en las baterías reflejados en un corto plazo, está muy cercano el nuevo desarrollo pero habrá que esperar para verlas funcionando en un smartphone, las nuevas celdas de litio ofrecerán hasta tres veces más de autonomía, incluso los investigadores también esperan que esto sea el inicio de una nueva industria automotriz ya que el costo de los autos eléctricos bajaría considerablemente.