De un tiempo a esta parte algunas de las empresas adquiridas por Apple tienen un elemento en común: los algoritmos. No cualquier algoritmo, los algoritmos de recomendación, siendo la propia Apple en algunos casos, como la compra de Beats, la que ha reconocido que dichos algoritmos, concretamente los utilizados en Beats Music, eran una de las principales motivaciones para su compra. Otros ejemplos de adquisiciones motivadas por estos conjuntos de instrucciones lo tenemos en BookLamp, servicio de recomendación de libros de cuya adquisición nos hemos enterado este fin de semana, Matcha.tv el año pasado y Swell, aplicación de radio y podcasts que Apple adquirió ayer, ¿adivináis por qué?, por su algoritmo.

En la era de la información, en un mundo que empieza a estar saturado de datos y contenido, la forma en la que éstos se gestionen y se adapten a los gustos del usuario se antoja clave, y parece que Apple se ha dado cuenta de este Diferenciarse a través de las recomendaciones, el camino de Appleaspecto. Ha llegado tarde a algunos sectores y en otros ha visto como ha pasado de ser precursor a quedarse en el vagón de cola, véase el sector musical, y la solución para ambos problemas parece que pasa por la diferenciación, por ofrecer al usuario algo que o directamente no tiene o tiene de forma incompleta, y es ahí donde entran en juego los algoritmos de recomendación.

Pero todo esto va mucho más allá. En la carrera que han iniciado las grandes por expandir sus territorios y ampliar su ecosistema los algoritmos tienen mucho que decir. De ellos depende que de todos los datos que se vayan recogiendo en cada plataforma Los algoritmos de recomendación permiten filtrar el contenido según el usuariose escojan aquellos que verdaderamente interesan al usuario. Hay que purgar la ingente cantidad de información y hacer llegar a los usuarios únicamente la que les pueda interesar, con un margen de error menor. Otra vez, ahí están los algoritmos.

Si nos fijamos en las compañías que he citado, todas tienen algo en común, están centradas en el contenido. Música, podcasts, televisión o libros, cada vez es más importante que filtren la información por nosotros, y con estas adquisiciones, que podrían calificarse de estratégicas, Apple quiere ser el gurú de las recomendaciones. Gracias, nuevamente, a los algoritmos.