Que los últimos años para Nokia no han sido placenteros no es ningún secreto. Desde los malos resultados financieros a lo largo de estos últimos 7 años por no haber sido capaz de adaptarse a los tiempos, hasta llegar a la compra por parte de Microsoft de una compañía centenaria, Nokia no ha tenido ni un momento de paz. Y en la lista de desventuras de Nokia se une otra más. Hoy hemos conocido mediante la agencia Reuters que Nokia pagó hace 6 años una gran suma de dinero a unos chantajistas para evitar que se desvelara una parte importante de su compañía.

La entrega del dinero a los chantajistas fue digno de una novela de John Le CarréConcretamente, los chantajistas se hicieron con la llave de encriptación de una parte del núcleo de Symbian, y amenazaron con hacerlo público. Obviamente, de no haber cedido a la presión, esto hubiera sido catastrófico para Nokia, debido a que, en el caso de que se hubiera hecho público, cualquiera podría haber escrito código para Symbian, destacando aquellos que hubieran utilizado esta llave de encriptación para escribir malware para el ya desaparecido sistema operativo de Nokia, con el terrible añadido de que este malware habría sido indistinguible del resto de código que si fuera legítimo y sin intenciones maliciosas.

Si además tenemos en cuenta de que por aquel entonces Symbian estaba en el 50% de los dispositivos de Nokia en el mercado, además de estar presente software de Symbian en otros fabricantes, por lo que pueden imaginarse las consecuencias. Evidentemente, Nokia cedió a las demandas y acabó pagando varios millones de euros a los chantanjistas, pero también se puso en contacto con la policía, y ambos acordaron de entregar el dinero en un parking en Tampere, en Finlandia, país de origen de la compañía. Por desgracia, el dinero fue recogido pero la policía perdió el rastro de los criminales. El resto de la historia de Symbian es conocida por todos: acabó desapareciendo en beneficio de Windows Phone, con el Nokia 808 Pureview como último de su especie.