Los celulares convencionales, conocidos como feature phones (o dumbphones) son los teléfonos móviles que usábamos desde antes de la llegada de los smartphones. Normalmente tienen una pantalla más pequeña y de más baja resolución si se les compara con los smartphones más potentes del mercado. Actualmente hay ejemplos como los Nokia Asha 220 y 230 que fueron lanzados durante el Mobile World Congress 2014 y que llegaron a reforzar la estrategia de Microsoft Mobile (antes Nokia) en mercados de bajos ingresos, especialmente. Motorola afirma que la llegada del Moto E significará la muerte del celular convencional, pero, ¿será esto verdad? Yo digo que no, por lo menos no por ahora, y lo analizaré desde los siguientes aspectos:

El precio del Moto E libre sigue siendo alto para muchos bolsillos

El Moto E en Colombia costará $299.000 pesos colombianos ($158 dólares) a partir del 20 de junio. Esto es equivalente a la mitad del salario mínimo mensual de este país. Para citar otro ejemplo, en México el Moto E cuesta $2229 pesos mexicanos en modalidad libre, lo cual es superior a los aproximados $2018 pesos mexicanos ($156 dólares) del salario mínimo mensual general en el país norteamericano. Esto significa que para muchas personas se encuentra todavía muy lejos la posibilidad de hacerse con un equipo como el Moto E, y por lo tanto es más viable ya sea la opción de Nokia con sus equipos Asha o el celular de $25 dólares de Firefox.

En algunos países, gran parte del territorio sigue siendo 2G

En febrero de este año publicamos que el 70% del territorio Argentino operaba bajo redes 2G. Es muy probable que en tan pocos meses el panorama no haya cambiado mucho, a pesar de los avances en el país austral con respecto a las licitaciones de 4G LTE, que llegarán a los usuarios a partir de 2015. Si bien el Moto E no tiene conectividad 4G LTE, sí tiene 3G, la cual aunque existe en todos los países de Latinoamérica, no es mayoría. El caso de Argentina se repite en otros países como Colombia, donde basta con salir de las principales ciudades para comprobarlo. Esto hace que todavía no sea tan llamativo para las personas que habitan estas zonas cambiar a un equipo que no le va a ofrecer lo más de lo que le ofrece su celular convencional, debido a las limitaciones de la red.

Los smartphones no pueden competir con los celulares convencionales en cuanto a la duración de la batería

consejos-para-ahorrar-bateria-imagen

Este es un tema del cual se ha hablado mucho. Cada vez vemos equipos con baterías de mayor capacidad que prometen más de un día de duración. ¿Recuerdas tu celular convencional? El mío lo cargaba mínimo cada 4 días. Ahora con mi smartphone es una alegría llegar al final del día sin tener que conectarlo al tomacorriente. Existen opciones como las baterías externas o portátiles, que nos permiten utilizar nuestro smartphone por más horas, pero aún así, todavía no llegamos a una duración que al menos se pueda comparar. Prueba de ello, es que actualmente abundan los consejos para alargar la batería de tu celular. Por lo tanto, todavía hay usuarios que prefieren un celular convencional por el tema de la duración de la batería, o para casos como irse de camping sin perder comunicación con el mundo exterior.

Los celulares convencionales siguen siendo ampliamente usados como equipo secundario

En muchos países existen tarifas preferenciales de acuerdo a la operadora. Por lo tanto, algunos usuarios suelen tener más de una línea para comunicarse. Además, muchas personas por su trabajo deben tener un smartphone, y prefieren tener un celular convencional como su línea personal, esto debido a que no desean invertir mucho dinero en un equipo adicional. Esto está cambiando, puesto que algunos fabricantes lanzan al mercado equipos con dual-SIM, como el Nokia Lumia 630, el Moto G y por supuesto el Moto E, además de muchos otros modelos de fabricantes chinos. Aún así, muchos usuarios todavía conservan dos equipos en sus manos.

Se necesitan muchos más esfuerzos que el Moto E para acabar con los feature phonesCon lo anterior, no quiero decir que el celular convencional o el feature phone no vaya a pasar a mejor vida en unos años, pero lo que no creo es que el Moto E sea el responsable. Se necesitan esfuerzos de toda la industria para que esto ocurra, como el mejoramiento de la red de datos, una mayor disminución de precios tanto de los equipos como de los servicios de las operadoras, e incluso mejoras a nivel socioeconómico en los países con menores ingresos. Ya veremos qué sucederá en unos años, si bien el Moto E es la continuación de la expansión del smartphone a nivel mundial. ¿Qué piensan ustedes, apreciados lectores acerca del Moto E y la democratización de los smartphones?