A veces parece que no se puede innovar mucho en un área en determinado, pero de vez en cuando aparecen ciertos ingenios que nos dejan muy buen sabor de boca. Eso es precisamente lo que pasa en el segmento de los auriculares, que más allá de presentar mejoras en la resistencia o calidad de audio gracias a la implementación de nuevas tecnologías, raramente vemos cambios radicales que nos enamores.

La gente detrás de los Earin se las ha apañado para cambiar las cosas. La empresa formada por antiguos ingenieros de Sony Ericsson y Nokia han decidido aparcar por un rato los smartphones y dedicarse a crear estos auriculares realmente impresionantes.

En lugar de usar el tradicional diseño por el que se rigen la mayoría de auriculares de este tipo, han Sus pequeñas dimensiones han repercutido en la duración de la batería reducido el diseño a su mínima expresión y se tratará de un par de piezas destinadas a usarse en cada una de las orejas, de modo que no tengamos que cargar con cables o sistemas que hagan de puente, lo que les hace increíblemente portátiles.

Para hacer posibles los Earin ha hecho falta dejarse algunas cosas en el tintero, como el micrófono, lo que les convierte en poco más que un par de auriculares para escuchar música. Su carácter de dispositivos inalámbricos también hace que dependan de qué tanto les pueda nutrir su batería, que para mantenerlos tan pequeño se ha tenido que acortar a solo 3 horas.

Si te agradan los Earin, tendrás que saber que su precio tampoco es de lo más atractivo, y aunque 99 Libras no son un costo descabellado, sí que están por encima del promedio contra el que intentan competir. Esa es la suma que tendrás que invertir para financiar la campaña en Kickstarter que les promociona y hacerte con un par para ti cuando estén listos.