Ultimamente no paramos de ver novedosas iniciativas en el mundo de las fundas para iPhone, a cual más original. Hace poco os hablábamos de Lunecase, una funda que funcionaba gracias a los campos electromagnéticos generados por el propio teléfono. Y hoy nos hemos topado con The Feeling Skin, un accesorio capaz de mostrarnos las emociones de nuestros amigos. Y más.

Aunque lo más llamativo de The Feeling Skin tal vez sea precisamente el apartado dedicado a mostrarnos el humor de nuestros seres queridos, realmente sus funciones más prácticas son otras, relacionadas directamente con la batería. No obstante vamos a hablar de la primera de las funciones, la más curiosa de todas. The Feeling Skin combina una funda diseñada en exclusiva junto con una aplicación capaz de detectar el humor de nuestros amigos mediante sus publicaciones y mostrarnos en que estado se encuentran.

The Feeling Skin

Para ello, la aplicación nos permite grabar vídeos al estilo de Vine, muy de moda ahora, e indicar si evocan una emoción positiva o triste. Estos vídeos pueden ser compartidos a través de nuestras redes sociales, por lo que The Feeling Skin analizará el alcance de las publicaciones y los sentimientos que evocan. Según el estado, The Feeling Skin mostrará La intención de The Feeling Skin es solucionar los problemas de otras fundas con bateríadiferente color. Además de publicar, también podremos preguntarles a nuestros amigos qué tal les va el día, con solo tocar un botón en la parte trasera de The Feeling Skin.

Lo más práctico de The Feeling Skin, no obstante, es su capacidad para mantener y recargar la batería de una forma muy cómoda. Centrada en solucionar tres problemas, The Feeling Skin se encarga de recargar automáticamente, recargar el móvil mientras sincronizamos, sin tener que retirar la funda, y ofrecer, mediante la aplicación, una medida exacta de la batería que queda tanto en la funda como en el teléfono. En definitiva, The Feeling Skin es un proyecto diseñado por The Twelve Monekys, ahora en Kickstarter y verdaderamente interesante cuya única pega, realmente es lo fea que puede resultar la propia funda, un diseño personalizado que estropea en gran medida las líneas elegantes del iPhone. No obstante esperamos que el equipo se plantee cierto rediseño para armonizar más con la sobriedad del iPhone. Si no, de todas formas, The Feeling Skin sigue siendo una iniciativa a la que merece la pena echar un ojo.