Decir que la tecnología avanza a pasos agigantados no es ninguna novedad, es algo obvio incluso, sin embargo muchas veces no nos damos cuenta de esa rapidez porque asimilamos como común algo que llevamos haciendo relativamente poco tiempo. ¿Quién se acuerda de cuando no teníamos un smartphone con el que conectarnos a Internet, o de cuando no existía Whatsapp y enviábamos los SMS tradicionales por poner dos ejemplos? Parece que llevamos toda la vida con ello y sin embargo fue ayer cuando empezamos a disfrutar de muchas de las cosas que hoy en día son básicas para nosotros y no nos damos cuenta de ello.

Lo expuesto anteriormente es mucho más plausible en las nuevas generaciones, niños que no han conocido lo que es un Walkman, un Diskman ni tampoco un simple disquete, ¿cómo reaccionarán al ver un antiguo Apple II? Los youtubers TheFineBros se dedican en su canal a mostrarnos cómo reaccionan los niños ante dispositivos que en su época fueron punteros, pero que hoy en día no son más que reliquias, dicho esto con el mayor de los cariños.

Como podemos ver en el video la reacción inicial es de desconcierto en la mayoría de ellos. Muchos no saben cómo encenderlo y cuando lo hacen se muestran sorprendidos de que haya que pulsar el botón Reset para que empiece a funcionar. Internet era una quimera en aquellos días, no hay ratón, no hay una interfaz gráfica, todo el Un producto que fue puntero hace 35 años es hoy algo prehistórico, una reliquia funcionamiento se basa en escribir comandos, algo que no alcanzan a comprender en cierto sentido. No digo que no comprendan su funcionamiento, lo que no comprenden es cómo en su día se podía trabajar así, sin iconos, sin carpetas, etc. El desconcierto que muestran todos es sencillamente muy gracioso.

Es en este momento cuando entendemos la rapidez de los tiempos. Un producto que tiene 35 años, que no es nada en términos de tiempo, es en el ámbito tecnológico y para estos niños algo prehistórico, buena muestra de lo rápido que avanza la tecnología en nuestros días. Hay un detalle interesante sobre toda esta historia. Y es que si a estos niños les mostrasen un Apple Lisa, lanzado solo unos años más tarde que el Apple II, a pesar de que en gran medida dirían lo mismo, podrían manejarlo perfectamente, con un ratón y una interfaz gráfica que a día de hoy, en su esencia, sigue presente en la mayoría de los dispositivos.