No diremos que no nos ha tomado por sorpresa (porque vaya que lo ha hecho), pero para aquellos que estuvieran atentos a lo que estaba sucediendo en el mundo de los procesadores para dispositivos móviles, la reciente rendición de Nvidia era algo más que previsible.

Aunque parece que ha sido ayer cuando Nvidia irrumpió en el mercado rompiendo la hegemonía de Qualcomm, y fabricantes que habían entregado su alma a Snapdragon como HTC decidieron darle una oportunidad a Tegra 2. En su momento, lo logrado por Nvidia tuvo tanto merito, que durante esa generación lograron estar en la punta, y fue tan dura la lucha, que al final uno de los fabricantes de chips mejor establecidos tuvo que tirar la toalla, y tuvimos que ver a Texas Instruments abandonar el desarrollo de sus procesadores.

Bastante han cambiado las cosas desde entonces, y es ahora a la propia Nvidia a quien toca salir del mercado con el rabo entre las patas. Luego de venir anunciando durante meses que sus procesadores son muy superiores a lo que la competencia tiene por ofrecer, la migración de sus socios comerciales a otras plataformas más económicas, el CEO de Nvidia, Jen-Hsun Huang, ha tenido que aceptar ante CNET que planean dejar de lado los tablets y móviles, y que van a comenzar a enfocar esfuerzos en otros rubros con menos competencia.

El precio sobre la potencia

ARM presenta Cortex-A17 y MediaTek ya tiene un chip

El plan que hace un par de años en Nvidia se trazaron era bastante claro. La empresa planeaba ganarse el mercado smartphone del mismo modo en que logró hacer con las tarjetas gráficas para Un poco más de potencia por el doble de precio puede funcionar en el mercado gamer, pero no con los smartphones ordenadores tradicionales. En otras palabras, Nvidia planeaba ofrecer un producto con rendimiento superior al de la competencia, pero al mismo tiempo sensiblemente más costoso.

Desafortunadamente, en Nvidia no tomaron en cuenta un montón de variables que podían prever su fracaso. En principio, los dispositivos móviles están orientados al mercado masivo, por lo que para vender mucho hay que tener un precio un poco más justo. Precios mayores que los de AMD por algo más de rendimiento funcionan bien para el selecto publico gamer, dispuesto a pagar un poco más por más rendimiento, pero el usuario promedio solo quiere que su smartphone funcione bien, y una variación del rendimiento tan ínfima como la vista entre Tegra 4 y Snapdragon 800 no vale pagar más.

Al final, para los fabricantes de smartphones y tablets, el precio ha terminado primando sobre la potencia. Peor aún, para Nvidia las cosas se han complicado bastante con la llegada de un nuevo puñado de actores al mercado, la mayoría de ellos enfocados en ofrecer el precio más bajo posible por un rendimiento aceptable. Intel y MediaTek han sido los principales responsables de la retirada de Nvidia Los fabricantes asiáticos, entre los que brilla especialmente MediaTek, ven como sus cuotas de mercado suben como la espuma, y sus previsiones son mejores trimestre tras trimestre, mientras que los números de Nvidia no hacen más que descender. A ello debemos sumar que Intel está presionando duramente para hacerse con una cuota de mercado que le permita establecerse de lleno entre los fabricantes de tablets.

Sin duda, el crecimiento desmedido de Intel y MediaTek en el segmento tablet, han sido los catalizadores finales del debacle de la empresa, muy por encima que la actuación de Qualcomm en el segmento smartphone, por el que la Nvidia había decidido dejar de apostar hace ya más tiempo.

En busca de pastos más verdes

nvidia shield

Con una noticia como esta, no es difícil comenzar a sentirnos especialmente decepcionados con lo caprichoso que puede ser el mercado. Y es que pese a que creemos que la estrategia seguida por Nvidia no ha sido la más acertada, sí que nos hemos maravillado bastante con el rendimiento que han estado logrando alcanzar con sus últimos procesadores.

Por suerte para los que estaban pensando en las posibilidades de esos procesadores al nivel del Xbox 360, Nvidia solamente se está retirando del mercado de los smartphones y tablets, pero no dejarán de desarrollar chips basados en ARM.

La empresa ha adelantado que quieren dedicarse a segmentos que estén menos saturados, o lo que es lo mismo, no quieren tener competencia. Jen-Hsun ha avisado que se enfocarán mucho más en los automóviles y los televisores, pero especialmente en segmentos que tengan mucho más que ver con los videojuegos, como Nvidia SHIELD y otras consolas basadas en Android como M.O.J.O. y OUYA.

Aunque siempre es triste ver que una empresa importante deje un sector tan competitivo, por aquí esperamos que en Nvidia sepan bien lo que están haciendo, y especialmente queremos ver que esta decisión sirva para mejorar las cosas en el mundo de los videojuegos y las consolas alternativas.