Un poco por la intensa rivalidad que sentía Jobs contra Android, y otro poco por las guerras de comentarios que se desatan cuando se habla de las virtudes de una de las plataformas móviles más populares en detrimento de la otra, a veces da la impresión de que el mayor rival de Google es Apple, pero nada está más lejos de la realidad.

Si hay dos empresas que son rivales francos en la industria en este momento son Google y Microsoft. Y es que si aparcamos un segundo la batalla de los sistemas operativos para dispositivos móviles, pronto descubriremos que Mountain View y Redmond son rivales en prácticamente todos los frentes, y como bien sabemos, a casi todos esos frentes llegó Microsoft primero. Aprendiendo a adaptarse a un mercado que ha evolucionado Si nos remontamos a los años noventas, y hasta mediados de la década pasada, Microsoft imponía su voluntad como le daba la gana en el mercado. Se trataba de una empresa que podía hacer lo que quería cuando quería, con suficiente poder para entrar en guerras como la de los navegadores web en la que hundió y quebró a Netscape.

Las cosas ahora son bastante diferentes. La casa que Bill Gates llevó al trono en el apartado tecnológico, ahora tiene que medirse con rivales de su propia estatura, y en muchos nichos las cosas no se ven tan favorecedoras como pasaba hace una década.

En la industria moderna hay un dicho muy popular, el imperecedero renovarse o morir se me vino a la cabeza cuando la semana pasada Microsoft hizo un movimiento más que inesperado.

Luego de que hace algunas semanas decidieron ofrecer de manera gratuita Windows a fabricantes de tablets de pequeño formato, ahora ofrecen una versión menos costosa de Windows destinada a prácticamente cualquier dispositivo, la razón es clara, la batalla contra las plataformas emergentes se está siendo cada vez más dura, y Microsoft debe adaptarse, la empresa ha debido cambiar para sobreponerse a la dura competencia.

Defensiva y ofensiva

Lo sucedido en el terreno de los sistemas operativos es bastante claro. En Microsoft tienen más que claro que mientras Android se ofrezca como una alternativa más económica que los sistemas operativos propios, los usuarios preferirán la plataforma de Google. Por tanto, hace ya algunas semanas decidieron hacer gratuitos sus sistemas operativos tanto para smartphones como para tablets de pequeño formato.

¿Ha cambiado Google el modo en que Microsoft hace las cosas?

Pero la adaptación de Microsoft a Google no solamente tocó los dispositivos móviles. Aunque muy tímidamente, Google tiene otra plataforma que cada vez crece más y más. Google Chrome OS es también un sistema operativo gratuito, y uno de escritorio, terreno en el que los hasta hace poco chicos de Ballmer son regentes. Chrome OS está teniendo un éxito tremendo dentro del campo educativo, y eso a la larga se traducirá en usuarios dispuestos a usar la plataforma de Google por costumbre más que otra cosa, como ya pasó en su momento con Windows. De de la venta de sistemas operativos a hacer dinero ofreciendo servicios Chrome OS también es una plataforma que está ganando mucho éxito entre los fabricantes, y todas las semanas parece que alguno de los socios de Microsoft tiene que mostrarnos el producto de una aventura con Google. Es probablemente esto lo que ha motivado que Microsoft busque maneras de hacer más económicos los ordenadores con Windows bajando el precio del sistema operativo.

Lo más importante, es que como si fuera una estrategia sacada de un libro de Guerra, el modo que ha encontrado Microsoft de contraatacar golpea justo el corazón de Google, su buscador. Con la oferta del sistema operativo más económico, los fabricantes están obligadas a dejar Bing como navegador predeterminado de la plataforma, en algo que han llamado Windows 8.1 with Bing.

Esto deja en claro que la otrora empresa invencible que siempre jugaba en sus propios términos ha tenido que dar un vuelco de 360º para adaptarse a la manera en que en Google hacen las cosas.

¿Ha cambiado Google el modo en que Microsoft hace las cosas?

Llegados a este punto debemos recordar que si bien en Microsoft siempre han intentado dar tímidos pasos con los servicios en línea, desde hace unos pocos años han apretado mucho el paso, siempre en la dirección de Google. Muestra de ello es el continuo reforzamiento de Bing, a lo que se suma OneDrive, Office 360, la profunda renovación en sus servicios de correo electrónico con Outlook.com.

Pero de nuevo, el cambio más profundo en la estrategia de Microsoft, influenciado por la dura competencia con Google, es el haber cedido con el costo de las licencias de sus sistemas operativos, hasta incluso ofrecerlas gratis, optando por el modelo de tienda de aplicaciones fundado por Apple, y luego aprovechado como fuente única de ingresos dentro de las plataformas móviles por Google.