Tras haber hablado semanas anteriores de webOS y Bada, esta semana le toca el turno a MeeGo, un sistema operativo que se encuentra actualmente bajo la supervisión de la Linux Foundation tras ser abandonado, y que quizá muchos no recuerden debido a su corta vida, en la que no pudo demostrar si tenía madera para competir en el panorama actual.

Inicios

Para hablar de los inicios de MeeGo, debemos remontarnos a 2010. Concretamente en el Mobile World Congress celebrado en Barcelona. Y sí, fue en el mismo MWC en el que Samsung presentaba su sistema operativo Bada junto con tu smartphone Wave S8500. En el caso, MeeGo fue presentado en un conferencia de prensa conjunta entre Intel y Nokia. ¿Y qué tenían que ver estas dos compañías entre sí? La razón era la misma naturaleza de MeeGo, surgido como una fusión entre el sistema operativo Maemo de Nokia, y Moblin (abreviación de Mobile Linux), procedente de Intel. El proyecto que involucraba a MeeGo era ambicioso: querían utilizar MeeGo en una gran variedad de dispositivos como netbooks, tablets, sistemas integrados en vehículos, smartTVs y smartphones, entre otros.

La colaboración entre ambas empresas era deseada desde el año anterior. Concretamente, Intel quiso desarrollar Moblin, y posteriormente MeeGo, debido a que Windows no dio el soporte adecuado de Windows 7 para el chip desarrollado por ellos, el Intel Atom. Por su parte, Nokia necesitaba una vuelta de tuerca tras haber presentado su serie de tablets, la N800, la N810 y la N900 con Maemo, entre 2007 y 2009, pero sin después darle un soporte adecuado y haciendo menos ventas de lo esperado.

Nokia N900 con Maemo 5
Nokia N900 con Maemo 5

MeeGo basaba su sistema en que cada plataforma tendría diferentes interfaces gráficas aunque todas las plataformas compartirían el núcleo del sistema operativo, basado en una distribución Linux, mezcla de Maemo y Moblin. Tras su presentación en el MWC, Intel anunció en su conferencia para desarrolladores, el Intel Developer Forum, en abril de 2010, que cada 6 meses habría una actualización importante de MeeGo. Como dato curioso, cada actualización tendría un nombre de una ciudad en EEUU (Arlington, Boston, Cupertino…). Y un mes más tarde, el 26 de mayo de 2010, se presentaba MeeGo 1.0. La carrera de MeeGo había comenzado.

Caída

La carrera acabó durando 16 meses, pero no adelantemos acontecimientos. Volvamos al 26 de mayo de 2010, fecha donde se conoció la primera versión de MeeGo. Esta versión sólo estuvo disponible para netbooks que ya estaban disponible en el mercado, los cuales ya funcionaban con diversos sistemas operativos como Windows XP, Windows 7, GNU Linux OS, e incluso Android. Esta primera versión también permitió un vistazo al código que se usaría para el smartphone Nokia N900, aunque al no estar completo no podía ser utilizado aún.

Habría que esperar hasta octubre de 2010 para poder ver MeeGo 1.1, la cual ya daba soporte a dos dispositivos móviles: el Nokia N900, que funcionaba con Maemo 5, y el Aava Moorestown, un smartphone creado por una startup de Finlandia que funcionaba con Moblin. Con este movimiento dejaban claro Nokia e Intel lo que buscaban con MeeGo: soporte a sus dispositivos con Maemo y Moblin en aras de una transición hacía MeeGo, con el fin de atraer usuarios y desarrolladores. De hecho, MeeGo permitiría el acceso a la Ovi Store o la App Store de Moblin, según el dispositivo desde el que se accediera.

Además, MeeGo contaba con el apoyo de una gran variedad de empresas, desde compañías como Asus, Gameloft, Acer, Jaguar Land Rover, PSA Peugeot Citroen, entre otras, hasta AMD, que se unió en noviembre de 2010 al desarrollo de MeeGo. Es obligado destacar el caso de AMD, ya que hay que tener en cuenta de que Intel y AMD eran y siguen siendo rivales en el desarrollo de microprocesadores. Sólo faltaba un paso para asentarse en el panorama de los sistemas operativos móviles y ver si podría tener éxito: comercializar un smartphone con MeeGo. Y fue Nokia quién decidió coger dicha responsabilidad. Este dispositivo partiría con la variante de MeeGo 1.2 “Harmattan”. El nombre Harmattan, que no es el de una ciudad de EEUU, proviene de lo que iba a ser Maemo 6, la sucesora de Maemo 5 presente en el Nokia N900. Todo esto fue explicado por Quim Gil, que por aquel entonces trabajaba para Nokia, añadiendo que todos los cambios que llevara MeeGo ya iban a ser incluidos en Maemo 6 de no haber existido MeeGo.

Stephen_Elop_003-800x565

Dicho dispositivo, conocido internamente como Nokia N9-00, se suponía que iba a llegar a finales de 2010. Por desgracia, no se conoció de forma oficial hasta junio de 2011 y no se convirtió en el primer dispositivo en partir con MeeGo de serie, siendo superado por la tablet WeTab. Además, algo pasó entre finales de 2010 y junio de 2011, concretamente el 21 de septiembre de 2010 que acabaría determinando el destino de MeeGo: Olli-Pekka Kallasvuo era sustituido por Stephen Elop como CEO de Nokia. Elop, como muchos sabrán, había trabajado previamente con Microsoft, y de hecho fue CEO durante la venta de Nokia a Microsoft en septiembre de 2013.

Con Elop al cargo, Nokia anunció en febrero de 2011 que Nokia trabajaría conjuntamente con Microsoft para fabricar dispositivos móviles con el futuro sistema operativo Windows Phone, lo que conocemos hoy en día como la gama Lumia. Este hecho, unido a la marcha de Alberto Torres, jefe equipo en el desarrollo de MeeGo en Nokia, generó numerosas especulaciones sobre el futuro de MeeGo y la involucración de Nokia en el mismo. En junio de 2011, Nokia presentó en el evento Nokia Connection el dispostivo con MeeGo con su nombre final: Nokia N9. El Nokia N9 se pondría a la venta ese mismo septiembre y llegaría con MeeGo, que acabaría siendo la última versión de MeeGo.

Nokia N9
Nokia N9

Y a la vez que se hacía el anuncio del N9, Elop anunciaba que el Nokia N9 sería el primer y último dispositivo oficial con MeeGo por parte de Nokia. Esto causó que muchos simpatizantes de MeeGo hicieran una petición a Nokia para seguir manteniendo, petición que fue ignorada. Sin embargo, no fue el único dispositivo con MeeGo que llegó a las manos de los desarrolladores, ya que en julio de 2011 les llegó a algunos desarrolladores el Nokia N950, con un teclado deslizante y el cual no estaba disponible para la venta, aunque algunos se llegaron a vender por eBay por más de 2000€.

Nokia Lumia 800
Nokia Lumia 800

Si hubiera que definir con una palabra el Nokia N9, sería sexy. A 2014, he visto pocos teléfonos (con excepciones como el HTC One M8) que puedan superarlos en términos de apariencia. Además, el Nokia N9 tenía unas especificaciones espectaculares para la época, con una pantalla de 3,9 pulgadas con tecnología Clear Black, memoria interna de 16GB o 64 GB, 1GB de memoria RAM y cámara de 8 megapíxeles. Al mes siguiente, en octubre de 2011, Nokia presentaría en otro evento similar el primer Lumia con Windows Phone, el Lumia 800. ¿Les suena el diseño? El Lumia 800 llevaba una pantalla de 3,7 pulgadas en diferencia a las 3,9 del N9, pero el Lumia 800 llevaba el añadido de llevar teclas de navegación en su diseño, las cuales no tenía el N9. Por lo demás eran hermanos gemelos en el diseño.

Sin duda un smartphone precioso el N9. Un smartphone que llegaba a las tiendas a finales de septiembre de 2011, con un sistema operativo ya muerto. El 27 de septiembre de 2011, en las mismas fechas que se iniciaba la comercialización del Nokia N9, Intel cancelaba el desarrollo por su parte de MeeGo con el fin de colaborar con Samsung para desarrollar su sistema operativo Tizen, el cual también hizo que se cancelara otro sistema operativo en favor de su desarrollo: Bada. MeeGo se quedaba sin compañías que lo patrocinaran y sólo le quedaba el apoyo de la Linux Foundation. Dispositivos que estaban listos para ser comercializados por parte de Nokia, como el Nokia Lauta, básicamente un modelo listo para venderlo del Nokia N950 que fue exclusivo para desarrolladores, o la tablet Senna.

Nokia N950, el MeeGo exclusivo para desarrolladores
Nokia N950, el MeeGo exclusivo para desarrolladores

Pero la comunidad no estaba tan dispuesta a rendirse con MeeGo, aunque las grandes compañías lo hubieran hecho. De hecho, la comunidad hizo un fork a partir de MeeGo, denominado Mer, el cual había desaparecido anteriormente al sustituir Maemo por MeeGo, pero traído a la vida de nuevo tras el abandono de MeeGo por parte de Intel y Nokia. A partir de Mer acabaron surgiendo dos variantes más: Nemo Mobile y Sailfish OS, este último desarrollado por ex-trabajadores de Nokia e implementado en un nuevo smartphone, el Jolla, el cual funciona únicamente por gestos y sin teclas de navegación, como el Nokia N9.

Qué es Jolla
Jolla Phone con Sailfish OS

Para ser más concretos, hubo más variaciones de MeeGo debido a los múltiples propósitos que tenía para distintos dispositivos, como Fedora 14, SUSE y Smeagol Linux, Linpus y Splashtop. En cuantos a los dispositivos con MeeGo, a pesar de quedar huérfanos de soporte oficial, se hicieron algunos ports a Android 2.3, Android 4.1, Nemo Mobile, FirefoxOS, e incluso un par de demostraciones de Sailfish OS tanto en el N9 como en el N950. Como hemos dicho antes, la carrera oficial duró 16 meses, pero gracias a la comunidad y la Linux Foundation, la carrera de forma extraoficial duró hasta el 12 de julio de 2012, fecha en la que salió la última actualización que hubo disponible para MeeGo. Finalmente, el 1 de enero de 2014, se cerraba el soporte y respaldo de la Ovi Store para MeeGo.

Conclusiones

Llegados a este punto, podemos considerar MeeGo dos cosas: lo primero, que fue el artífice de sistemas operativos como Mer, Nemo Mobile, Tizen y Sailfish OS. Y lo segundo, que el destino de MeeGo estuvo ligado a la llegada de Stephen Elop a Nokia y su posterior decisión de colaborar con Microsoft para desarrollar la gama Lumia con Windows Phone, y de hecho, MeeGo acabó siendo la primera víctima en el camino de la supervivencia de Windows Phone.

Lumia 800 vs N9

Pero también es cierto que quizás el proyecto MeeGo era demasiado ambicioso. Un proyecto que abarcara todas esas plataformas sin un ecosistema que lo apoyara quizá fuera demasiado pedir. Y puede que precisamente esa fuera la razón por la que Nokia abandonara MeeGo, centrándose en Windows Phone: que sabría que tendría el apoyo de un gigante como Microsoft para el sistema operativos y una base influyente de usuarios afines a compañía de Redmond, objetivos que quizás no habría logrado con MeeGo.