Podríamos haber colocado un título que dijese “cómo hackear una computadora con Windows“, pero iba a tener poco de cierto, porque es tan fácil entrar en la mayoría de los ordenadores personales de la gente, que no necesitas ser un hacker, ni escribir ni una linea de código rápidamente al estilo de las películas de Hollywood para acceder a un ordenador que tenga instalado Windows, y llevarte todos los archivos que tiene.

Con este tutorial no pretendemos enseñarle a nadie a robarse los datos de las computadoras ajenas, pero puede pasarte que olvides tu propio password, que se dañe tu sistema y necesites recuperar tus archivos, o que te toque por alguna razón acceder a un ordenador cuya clave no tienes. También, al conocer estos métodos, puedes estar preparado para evitar que alguien acceda a tu ordenador usando estas “artimañas”.

Todos estos métodos funcionan con Windows XP, Vista, 7, 8 y 8.1, salvo que: se trate de un ordenador con UEFI y Secure Boot activo con las opciones de arranque desde discos USB desactivados (cosa que puedes activar), o que la BIOS esté protegida con contraseña. Dos tips importantes a tomar en cuenta para proteger tu ordenador.

Para usar todos estos medios necesitas saber acceder a las opciones de la BIOS de tu ordenador, permitir el arranque desde discos USB, y crear un disco de arranque ya sea USB o un CD/DVD. En Bitelia recomendamos Yumi hace algún tiempo para crear discos de arranque USB con varios sistemas operativos o herramientas.

Kon-Boot

Kon-Boot es una aplicación que se salta el proceso de autenticación de Windows y te deja entrar al sistema sin necesidad de ingresar la contraseña. Kon-Boot no reescribe la contraseña anterior, sino que te deja iniciar sesión con un perfil de Windows sin necesidad de saberte la contraseña. Esto significa dos cosas: puedes entrar a tu propio ordenador aún cuando olvides el password, y, por supuesto, puedes entras a uno ajeno, y no vas a dejar ningún rastro.

Kon-Boot funciona con Windows 8/8.1, incluso con las cuentas en linea de Microsoft. Tiene soporte para EFI, aunque algunas BIOS pueden no ser compatibles. Utilizarlo es muy sencillo, lo descargas y creas un disco de arranque USB, reinicias el ordenador y arrancas desde él, en lugar desde el disco duro, y listo.

Usa un Live CD con una distro Linux

acceder a windows sin saber la contraseña

Este método es incluso más sencillo que el anterior, y además es gratuito. Con cualquier distribución Linux que cuente con un Live CD, puedes acceder a los archivos que tengas almacenados en el disco duro con Windows. Puedes usar Yumi, o Unetbootin para crear un disco de arranque con alguna distro como Ubuntu, y luego iniciar desde él. Utilizando el gestor de archivos de Ubuntu puedes montar las unidades que tengas conectadas, y mover, copiar, o borrar cualquier archivo.

Trinity Rescue Kit

acceder a windows sin saber la contraseña trinity rescue kit

Trinity Rescue Kit es uns distribución de Linux creada específicamente para acciones de reparación y recuperación de máquinas que tengan instalado Windows, aunque también funciona para reparar instalaciones de Linux.

Trinity Rescue tiene una herramienta llamada winpass, que te deja resetear la contraseña de la instalación de Windows de manera muy sencilla. No tienes que hacer mucho, Trinity hace todo el trabajo sucio por ti. Y, es todo un kit de rescate completo con el que puedes salvar una instalación, o tus archivos. Igual que todos los demás, solo necesitas descargar el ISO y crear un disco de arranque.

La moraleja de esta historia es qué, siempre deberías añadir una contraseña a tu BIOS, una que puedas recordar. No permitir que se arranque desde más dispositivos que no sean tu disco duro, salvo que lo necesites en algún momento, y luego lo desactives nuevamente. Qué el Secure Boot de las BIOS/UEFI añade un extra de seguridad a los ordenadores que los tienen, y que es ridiculamente fácil saltarse el sistema de autenticación de Windows. También existen métodos para acceder a BIOS protegidas con contraseña, porque nada es infalible, y siempre que alguien tenga acceso físico a un ordenador, puede que rompa su seguridad de alguna manera.