Si al lector se le pide que hable de la primera marca china que se le venga a la cabeza, es bastante probable que mencione a Xiaomi. Su estrategia ha sido capaz de acaparar más portadas que Oppo, Jiayu y compañía. La incorporación de Hugo Barra a sus filas acrecentó esta popularidad, y el lanzamiento de terminales como el Mi3 también. Hoy ha protagonizado un evento contraprogramando al de OnePlus que ha acabado en agua de borrajas al presentar nuevos routers y un set-top-box. Pero al acabar, Xioami ha hecho un anuncio sorpresa en su Twitter:

Xiaomi en México - Xiaomi en México - Xiaomi en México - Xiaomi en México - Xiaomi en México - Xiaomi en México
Así es: Xiaomi llegará a México antes de final de año, así como a otros países cuya presencia era nula hasta la fecha: Malasia, Filipinas, India, Indonesia, Tailandia, Vietnam, Rusia, Turquía y Brasil. La mayoría, países asiáticos cercanos geográficamente a China. Aunque Xiaomi también ha sabido ver el potencial de Rusia, Turquía y Brasil.

A partir del desembarco de Xiaomi en México, los mexicanos podrán acceder directamente a los productos de Xiaomi y sobre todo contar con el soporte técnico del mismo, principal handicap hasta ahora para cualquier potencial comprador, temeroso de que si algo sale mal se quedase tirado sin poder contar con nadie que repare su terminal o se haga cargo de su batería. Si esta llegada se produce antes del mes de septiembre, los mexicanos podrían ver la próxima generación de Xiaomi con procesadores de 64 bits (bien) fabricados por Mediatek (mal), así como especificaciones de gama alta a precios de derribo. ¿Tanto como los del OnePlus One?