BlackBerry ha tenido tiempos complicados, luego de un año 2013 catastrófico, el peor de su historia, la compañía, que en algún punto fue líder absoluto del mercado, vio en entredicho su permanencia dentro de la industria. Luego de la marejada de recortes, los cierres de contratos de producción en sus plantas de México y una gran cantidad de rumores, donde los más atrevidos apuntaban a que la compañía buscaría un espacio y permanencia ya fuera de la fabricación de dispositivos móviles, se comienzan a aclarar un poco las cosas, en un escenario donde el mensaje se percibe relativamente claro: BlackBerry sigue en pie, a la par que busca nuevos horizontes, alternativos. Así parece insinuarlo el anuncio oficial que han publicado hoy, en donde revelan la ejecución de una inesperada inversión en la empresa IT de soluciones para la salud NantHealth.

Salud en la nube

Con el objetivo de colaborar en el desarrollo de sistemas clínicos integrados, la cifra exacta invertida por la empresa sigue siendo un misterio, sin embargo, su propio CEO, John Chen, ha confirmado que su empresa se encuentra ya ultimando los detalles de la colaboración acordada entre ambas firmas. La alianza con NantHealth, de acuerdo con Chen estará enfocada en el desarrollo de sistemas clínicos integrados que cumplan con la Health Insurance Portability and Accountability Act (Ley de Transferencia y Responsabilidad de Seguro Médico).

La aportación de BlackBerry a las funciones de la HIPAA contempla la combinación de servicios de telecomunicaciones y datos seguras basadas en sistemas de cómputo de nube, garantizando la integración de datos, la ejecución de información analítica y el despliegue de herramientas para mejorar la toma de decisiones dentro de las funciones correspondientes a esta entidad. Todo ello bajo el soporte de la plataforma de un sistema operativo integrado en dispositivos críticos de diagnóstico médico QNX y BBM Protected. Lo que supone la incursión de BlackBerry en el campo de la salud.

Actualmente la plataforma de NantHealth está instalada en más de 250 hospitales distintos, conectando más de 16 mil terminales médicas procesando más de tres mil millones de registros de signos vitales por cada año.