En estos momentos, tanto por cuota de mercado como por popularidad: WhatsApp es el rey. No hay aplicación de mensajería que pueda eclipsarla y es que con más 419 millones de usuarios ni Telegram o LINE han conseguido alcanzarla. Valorada y adquirida por Facebook hace un par de semanas por 16 mil millones de dólares, sus creadores anunciaron durante el Mobile World Congress una gran novedad, la inclusión de llamadas de voz en la aplicación. Un varapalo para las operadoras tal y como nos mostraron nuestros compañeros de ALT1040, que cambiará por completo el panorama de la telefonía actual. Pero, ¿tendrá éxito? Arrojamos algo de luz sobre esta cuestión y el historial de éxitos de WhatsApp.

La victoria sobre los SMS

Al iniciar 2014 WhatsApp consiguió un hito. Por primera vez en la historia desde la invención del SMS, otro servicio de mensajería ajeno a esta tecnología superó al número diario de mensajes. Jan Koum, CEO de WhatsApp y ahora miembro del consejo directivo de Facebook, reveló en Enero el número del flujo de mensajes que diariamente se reciben en la plataforma: alrededor de 36.000 millones de enviados y 18.000 millones de recibidos. Más de 50 mil millones de mensajes al día en WhatsApp Un crecimiento imparable cuyas previsiones son excelentes, superando con creces los 50 mil millones de mensajes al día.

En definitiva una cifra que deja a los SMS como una tecnología caduca, al mismo nivel que el VHS o el compact-disc. Aunque muchas operadoras ofrecen este servicio de forma gratuita desde hace un par de años, sigue sin estar al mismo nivel que WhatsApp. Mensajes de voz (que no llamadas), creación de grupos, compartir fotografías, vídeos, contactos y muchos más de forma gratuita prácticamente en casi cualquier dispositivo móvil y plataforma. Una batalla que las operadoras no supieron ver, no prestaron atención o simplemente no supieron como luchar y perdieron.

Line y Telegram, una dura competencia

WhatsApp

La eterna lucha contra WhatsApp. Muchos lo han intentado, algunos se han acercado pero ninguno lo ha conseguido. WhatsApp sigue siendo dueño y señor del mercado de la mensajería instantánea en todas las plataformas: Windows Phone, Android y por supuesto, iOS. Pero la lucha ha sido dura, continuando día a día. Sólo hay que ver el último caso, donde después de una caída de sus servidores devastadora para los usuarios que intentaron comunicarse un Sábado, millones de ellos migraron a Telegram inmediatamente. Paradójicamente esto llevo a que los desarrolladores de Telegram se vieran desbordados, colapsando los servidores con casi 5 millones de usuarios nuevos, siendo la aplicación más descargada para iPhone en 48 países. LINE es el mayor rival de WhatsApp pero Telegram es el más activo

Pese a los numerosos fallos en los servidores, pese a la falta de transparencia en los protocolos de seguridad o las características mejoradas que poseen sus alternativas; WhatsApp triunfa. En parte por la promesa de mejoras pero la gran razón de su éxito se encuentra en la teoría del bar lleno que explicamos en AppleWeblog. Y es que cuando todos nuestros amigos, familiares y contactos se encuentran en esta aplicación de mensajería, a menos que consigamos trasladar todo este círculo de comunicación a otra alternativa es imposible cambiarse. Pero se convierte en toda una pesada cadena pues, cada persona de nuestro círculo que intentemos trasladar tendrá a su vez otro círculo anclado a WhatsApp. Una razón de peso que obliga a los usuarios ha quedarse y atraer a más contactos a esta aplicación.

En este aspecto todavía hay mucho recorrido, pues LINE y Telegram tiene mucho que decir sobre el futuro de WhatsApp. Además la compra de la aplicación por Facebook arroja una sombra de recelo a los usuarios: ¿dejará el servicio independiente tal y como prometió o lo integrará de lleno en la red social? Todo parece indicar que seguirá la línea marcada por Instagram, aunque a Mark Zuckerberg le puede parecer tentador echar mano al interior de WhatsApp después de desembolsar 16 mil millones de dólares.

Próximo objetivo: las llamadas de voz

Como si del capitán de un barco se tratase, WhatsApp se ha puesto un nuevo objetivo en el horizonte. Antes de la aplicación de escritorio, antes de integrar nuevos modelos de negocio a través de los juegos o stickers. Antes de todo esto, WhatsApp quiere dominar otro sector: el de las llamadas de voz. Operadoras y usuarios, jueces del éxito o fracaso de las llamadas de voz en WhatsApp En ese momento, a más de una operadora de telefonía móvil seguro que se le revolvió el estómago pensando que después de los SMS llega el momento de las llamadas de voz, el gran generador de negocio de las operadoras actuales.

Frente a esto las operadoras tienen una solución, que no es nueva. Ya en los comienzos de Skype en iOS o Facetime, muchas operadores móviles decidieron restringir las conexiones de llamadas VoIP con red móvil, obligando al usuario a realizar una llamada de teléfono tradicional (con el consiguiente cargo en la factura), utilizar una tarifa de red móvil superior o conectarse a una red Wi-Fi. Una técnica que podría considerarse abusiva y que golpea de lleno en el paradigma de la neutralidad de la red, pues en el momento de contratar una tarifa de datos móvil no se especifica qué tipo de conexiones podemos realizar o no.

La respuesta de WhatsApp podría pasar por mejorar el cifrado de sus futuras llamadas de voz, poniendo las cosas muy complicadas a las operadoras para conseguir filtrar estas del resto de conexiones de red móvil. Una solución temporal pues tarde o temprano los operadores móviles conseguirían descubrir cuáles son esos paquetes de datos dedicados a las llamadas de voz de WhatsApp. Como la restringir el servicio puede suponer la pérdida de clientes, una solución más inteligente pero igualmente perversa podría pasar por bajar la calidad del servicio en esas conexiones específicas. Restringir el uso de la red móvil para llamadas VoIP es una técnica abusiva con el usuario Es decir, en el caso de las llamadas VoIP, todo retraso en la comunicación de las conexiones las hace inviables. Una forma más sutil pero igualmente efectiva de obstaculizar el avance de WhatsApp.

Otro de los problemas para el éxito o fracaso de las llamadas de voz de WhatsApp se encuentra en los usuarios. ¿Quién necesita realizar una llamada pudiendo enviar un mensaje? Más cómodo, más sencillo y por supuesto, mucho más rápido. Sólo hay que trasladarse hasta uno de los grandes competidores de WhatsApp para ver cuál es el éxito de las llamadas: LINE. Con llamadas de voz desde hace varios meses, se trata de una característica que no ha conseguido despegar y de uso más bien minoritario.

WhatsApp

El éxito de WhatsApp es evidente e incuestionable. Un dominio que tiene visos de durar durante varios años más y que con la compra de Facebook parece que pone los cimientos para una nueva era dorada de la comunicación. Nuevas características, como las llamadas de voz, están al caer. Con ello, una mejora de la seguridad en los mensajes y aplicaciones multiplataforma, los usuarios se sentirían más que satisfechos. WhatsApp es el rey y hasta el momento, nadie puede discutir su reinado.