Ya les hablamos de Project Tango y de su historia. Cuando Google tomó la decisión de que lo suyo no era eso de fabricar hardware, optó por vender Motorola a una empresa que si de algo sabe es de comprar divisiones de hardware de consumo y ponerlas a valer. Lenovo satisfecho con la compra de una marca con mucho peso en occidente por un precio casi de risa, no tuvo problemas en permitir que Google conservara la división de desarrollo de proyectos avanzados de Moto.

Uno de los grandes proyectos que se albergan en esa división, además de ese smartphone modular que tanto está llamando la atención, es Project Tango, una implementación que permitiría a los smartphones del futuro mimetizar las capacidades del Kinect de Microsoft. Pues bien, de a poco comienzan a llover detalles sobre el prototipo con el que Google estaría trabajando para tener a punto el nuevo sistema. Dos cámaras especializadas además de las dos de siempre Por ahora, lo poco que podemos decir del smartphone en cuestión sería que se trata de un terminal blanco con panel de 5 pulgadas. Y hasta ahí todo parece bastante normal. Pero un dispositivo que busca imitar las capacidades de Kinect necesita tener sensores similares a los de Kinect, es por eso que este terminal no tiene solo un par de cámaras, sino cuatro.

Además del par de cámaras convencionales, el prototipo en cuestión cuenta con un par de sensores especiales. El primero es un ojo de pez, con rango de visión de 180 grados, muy similar a lo que logra el ojo humano. El segundo sensor es una cámara de campo de profundidad, con rango de 120 grados.

La verdad, por acá nos estábamos esperando más una implementación totalmente en software, pero es grato ver que Project Tango va un poco más allá desarrollando hardware especializado que se encargará de llevar al extremo las capacidades.