Parece que ya nadie quiere hacer televisores tontos. Este año en Las Vegas, además de la sensación causada por los paneles de resolución 4K, la integración de tecnología smart en todos los televisores fue norma. Es tanto así que uno de los centros de atención fue precisamente la presentación de la plataforma de TV Inteligente de LG, que se basó en webOS, ese sistema operativo originalmente desarrollado por Palm y que ha tenido una desafortunada vida, pero que recientemente fue adoptado por los coreanos.

Pues bien, no todo el mundo tiene la capacidad necesaria para desarrollar sus propias plataformas de smart TV, como han hecho LG y Samsung, y algunos optan por simplemente aprovechar algunas cosas que ya están en el mercado, entiéndase Android. También habrá paneles 4K más pequeños sin Android Es precisamente ese el caso de Philips, que ha decidido implementar Android en sus próximas Smart TV. Los neerlandeses han optado por dejar de lado las pantallas de dimensiones absurdas, reduciendo su más reciente apuesta a las 48 pulgadas como mínimo, y 55 pulgadas como máximo, con la religiosa aplicación de la resolución 4K, como no puede ser de otra manera en los tiempos que corren, a lo que se suma una impresionante tasa de refresco de 1 GHz.

Como ya hemos dicho, será Android el encargado de dar vida a estos nuevos televisores, aunque al respecto poco más se ha dicho, por lo que no sabemos la versión especifica del sistema operativo, ni mucho menos qué tipo de personalización aplicarán para hacerlo más manejable en ese formato. Lo que sí sabemos es que contará con acceso al Google Play Store, además de tener una aplicación especial de Dropbox que nos permitirá reproducir contenidos por streaming de la plataforma en la nube.

Se espera que estos nuevos televisores comiencen su arribo en Europa para el segundo trimestre del año, y los precios quedan como pendiente.