Con esto de la tecnología es difícil hablar del producto perfecto en un determinado nicho. Las cosas avanzan tan rápido que lo que hoy está en la punta inalcanzable por la competencia, en un par de años bien podría estar por debajo de la media. Todo esto a propósito de que la gente de Nvidia nos acaba de crear sentimientos encontrados con la presentación de su más reciente tarjeta gráfica orientada al publico profesional, pero más que nada, al gamer que todo lo tiene.

Por estos días se está celebrando el GPU Technology Conference 2014, que no hace falta que digamos que es el evento más importante del año para las empresas que se dedican a exprimir el máximo la potencia de los procesadores gráficos. Aprovechando la cúpula del evento, en Nvidia ha hecho una de las cosas que se le da mejor: dejarnos con unas impresionantes ganas de hacernos con uno de sus productos. 5,760 núcleos de procesamiento CUDA Se trata de la Nvidia Titan Z, la mayor bestia que a día de hoy la gente de Nvidia ha traído al mundo. Estamos hablando de nada menos que 5,760 de los ya famosos núcleos CUDA de procesamiento gráfico, basados en los diseños Kepler, que con toda suavidad podrán apañárselas para realizar labores de computo tradicional o gráfico, sin diferencia.

Si eso no te parece ya lo suficientemente impresionante, entonces quizás lo que hace falta para seducirte es que esta tarjeta gráfica tiene 12GB de memoria gráfica, suficiente para dejar mal parados cualquiera de los productos de la competencia. Además de para alardear con tus amigos y en Internet de tener algo así, con la Nvidia Titan Z podrás jugar cualquier cosa, por exigente que sea, en resolución 5K, con más de un monitor al mismo tiempo. Al menos eso juran en Nvidia.

Y nada, los mortales nos tendremos que conformar con admirarla desde lejos, puesto que su costo es de 3.000 restrictivos dólares.