Con solamente un puñado de renders en Motorola lograron sacudir hasta los cimientos el mercado de los smartwatch. Y es que más allá de lo logrado por Google con Android Wear, y el que será su dispositivo estandarte, G Watch. Pero no solo LG ha echado el guante al más reciente sistema operativo de Google, sino que la nueva adquisición de Lenovo también ha podido trabajar muy de cerca con la plataforma, y nos presentó un wearable que verdaderamente deja a todos con muchas ganas de comprarlo. No se trata de un dispositivo económico ni mucho menos Pues bien, de a poco comienzan a llover más detalles sobre las especificaciones del Moto 360, y la verdad es que nos crean grandes sentimientos encontrados. En principio, buscando extender al máximo la batería, han optado por utilizar una pantalla de tipo OLED. Así, la pantalla del smartwatch quedaría permanentemente encendida, mostrando un reloj la mayor parte del tiempo. El lo que se mostraría sería una emulación de reloj analógico, y para ello solo se encenderían los pixieles necesarios, permaneciendo el resto apagados, con lo que se podría ahorrar bastante.

La segunda cosa que sorprende respecto al Moto 360, es que en lugar por el ya omnipresente Gorilla Glass que protege la pantalla de la mayoría e smartphones y demás dispositivos modernos, en Motorola han optado por algo un poco más costoso. Se trata de cristal de zafiro, un elemento que es más común en gadgets de lujo que en dispositivos para el mercado de masas. Por último, también contará con carga inalámbrica mediante el sitema Qi.

Y aquí es cuando comenzamos a caer en la cuenta de que no se trata de un dispositivo económico ni mucho menos. De hecho, por sus especificaciones podemos comenzar a especular con precios sensiblemente superiores a los Gear de Samsung, que ya es bastante decir, tomando en cuenta que no se trata de un mercado con demasiada demanda.