Desde hace unos meses tengo dos ideas claras sobre el iPhone (o mejor dicho, los iPhone) que veremos este año. Una, que no se llamará iPhone 6. Ninguno de los modelos en el caso de presentar varios. La otra, que Apple no va a seguir anclada en las 4 pulgadas, que le empiezan a pesar en la espalda como una cruz de penitente en Semana Santa. Un tercer concepto que se ha sumado en estos últimos meses es que Apple lo tiene más difícil que nunca para mantener el listón. Bendita competencia.

De este tema podría o bien escribir un libro de 300 páginas hablando de lo genial que ha sido 2013 para la industria móvil y lo que debería preocupar eso a Apple, o bien sacarle punta a unos pocos asuntos de especial relevancia. Como lo del libro me viene regular porque es viernes y además tengo asuntos pendientes para esta tarde, voy a hacer como Rob Letterman con Gulliver’s Travels reduciendo esta novela a lo básico mediante tres asuntos relevantes. A saber:

Android KitKat y Android high-end

Desde los tiempos de Ice Cream Sandwich que Android ya no es esa plataforma inestable y de dudoso gusto por el buen diseño. Las tres versiones de Jelly Bean lo corroboraron, y KitKat es una llave perfecta para que muchos usuarios puedan hacer el switch. Por si fuera poco, cada vez más fabricantes se están apuntando a la fiesta de presentar terminales genéticamente preparados para asaltar el Top 3. A los tradicionales Samsung y HTC se les han sumado Sony, LG y un Nexus 5 que por algo se ganó el título de mejor smartphone de 2013 para ALT1040.

Nexus 5
Nexus 5

El problema no es simplemente que haya buenos competidores, sino que la gama alta de Android ofrece ventajas claras sobre el iPhone. No sólo hablo de buenas y grandes pantallas o de la versatilidad de la plataforma, sino también de la autonomía épica del LG G2, que está empezando a ser replicada por otros como el bq Aquaris 5.7. En menor medida, por el Xperia Z1 Compact que estoy probando estos días, o por el Galaxy Grand 2 que reseñé esta semana. Las 6, 7, 8 horas de pantalla pasan de extraordinario a habitual. Y al iPhone (5, 5s, 5c…) debería preocuparle eso.

Ecosistema

iOS sigue teniendo ventaja en su enorme ecosistema. Sigue teniendo aplicaciones famosas exclusivas y [opinión personal aquí] la mayoría tienen mayor calidad que en sus versiones para otras plataformas. Además, ni Play Store ni Windows Phone Store tienen ese fondo de armario que hace que bucear por la App Store sea tan gratificante. Pero (siempre pero) esta diferencia se ha ido reduciendo con el paso del tiempo, y tiene pinta de que ira a más.

App Store

Las exclusividades han dado paso a lanzamientos simultáneos en Android o al menos a un lanzamiento posterior. Por ejemplo con QuizUp, que llegó esta semana a Android cuando hace semanas que pasó la moda en iOS. Si los desarrolladores siguen mirando cada vez con más cariño a Android, la ventaja del ecosistema puede difuminarse. En favor de Apple queda que acapara beneficios por su tienda de apps y las compras in-app.

Tamaño

La máxima de Apple siempre fue que su teléfono debía ser manejable a una mano (no confundir con “el tamaño ideal son 3.5 pulgadas”). El primer cambio fue con el iPhone 5, seguir con 3.5 pulgadas hasta finales de 2013 hubiese sido un suicidio. Ahora hace falta otro salto con el tamaño de pantalla. Lo bueno es que Apple tiene uno de los ratios de pantalla más bajos, con el ~60 %. Tiene margen para eliminar bezels y agrandar pantalla manteniendo tamaño de dispositivo. ¿Hasta cuánto? ¿4.3 pulgadas?

Pero aún así, quizás sea necesario ir más allá. Los modelos de 5 pulgadas han tenido una enorme aceptación. ¿Y si Apple lanza un iPhone Air y un iPhone mini, al estilo iPad?. Apple no puede seguir tirando de inercia, necesita volver a sorprender si quiere volver a tener el puesto del rey, para mantener ese halo aspiracional.

Para quien vea algo de forofismo anti-Apple en mis líneas, ahí va eso: Apple, ya no lo tienes tan fácil. No lo digo yo, lo dijo Alberto J. Sánchez en AppleWeblog, el mismo que hace un año tras la presentación del Galaxy S4 dijo “Qué fácil lo tienes Apple”. Además, esto no es una oda anti-Apple, sino un cantar por la competencia. Jobs dijo en 2007 que el iPhone estaba cinco años adelantado a sus rivales. 2012 llegó, y a partir de ahí el panorama empezó a cambiar. Veremos qué presenta Apple en junio con iOS 8 y en septiembre con el nuevo iPhone. Recordatorio: antes habrán llegado el LG G3, el S5 a las tiendas o el HTC One de 2014 entre otros.