Los gadgets de realidad virtual están en una gran época. El protagonista de esta era es el Oculust Rift, el dispositivo que promete con un precio no disparatado llevar la chance de sumergirse de una completa nueva manera en el universo de un videojuego usando el headset.

El Oculus Rift en particular está orientado al mercado del gaming, pero el interés que ha provocado en los usuarios causó que muchas otras compañías se animasen a lanzar sus propios productos, o por lo menos presentar prototipos.

La realidad virtual parece la última novedad, pero hay muchos gadgets antiguos que ya intentaban lograrla. Claro, la tecnología con la que contamos actualmente es superior y es más sencillo lograr el objetivo. Los intentos antiguos son algo bizarros y muy curiosos.

La espada de Damocles, inspirado por la cultura

Se conoce como “La espada de Damocles” a una anécdota de la Antigua Grecia que nos invita a reflexionar sobre el peligro de las personas en posiciones de poder. Inspirado en esto, el informática Ivan Sutherland creó en 1968 con la colaboración de su estudiante Bob Sproull el que **es conocido como el **primer gadget de realidad virtual de la historia****, aunque hay evidencia de otros más antiguos.

espada-de-damocles-realidad-virtual

El sistema funcionaba con dos monitores separados, una cada para ojo que eran acompañados por un complejo sistema mecánico que permitía seguir los movimientos de la persona y desplazar también el contenido que era mostrado en los monitores.

Virtual Boy, el bizarro periférico de Nintendo

VIRTUAL-BOY

No, la Wii no fue la primera experimentación de Nintendo. El mando de movimiento fue exitoso, no tuvo la misma suerte Virtual Boy. Salió a la luz en Japón en 1995, un año más tarde a Estados Unidos y prometía una consola “portátil” capaz de generar gráficos 3D reales.

25 millones de dólres fueron invertidos en la promoción de este producto, pero no hubo caso. Nitendo estaba en su época de oro, pero tampoco ayudo. Se vendieron aproximadamente 3 millones hasta que Nintendo entendió que el público no estaba interesado por algo tan aparatoso y decidió retirarla del mercado. Hoy es joya vintage que puede llegar a costar miles de dólares en casas de subasta online.

Philco Headsight, el primer HMD

Este producto de Philco es definido como el “el primer HMD (head-mounted display) real de la historia”. Consistía de un único monitor CRT unido al casco, que junto a a un sistema magnético de tracking de movimiento permitía definir a que lado apuntaba tu cabeza y mostrar algo distinto en la pantalla.

Fue diseñado en el año 1961. Su propósito inicial era funcionar para explorar de manera remoto situaciones peligrosas a través de un circuito cerrado de televisión.

philco-headsight

Sensorama, el prometido cine del futuro

El cineasta Morton Heilig tenía un sueño: cambiar la forma en la que el público consumía el cine. Luego de haber experimentado la tecnología de Cinerama, que posibilitaba mirar cine en una pantalla curva utilizando una técnica de filmación con tres cámaras escribió un ensayo, The cinema of the future donde elogió estas innovaciones porque permitían transmitir “el mundo visual del hombre como es percibido por el ojo humano”.

sensorama

Fascinado por este tema, desarrolló una teoría sobre la importancia de los sentidos en la experiencia. La vista era el más importante, llevándose un 70% de la atención, seguido por el sentido auditivo con el 20%, el olfato con el 5%, el tacto 4% y el gusto 1%. Heilig creía que el futuro del cine era lograr transmitir cada uno de esos sentidos.

Pasaron seis años, y en 1961 fue presentada Sensorama, que ofrecía esta experiencia en la que Heilig tanto se había interesado. Desarollada en conjunto con la Universidad de Pensilvana era una especie de cabina en la que uno se sentaba para recibir estímulos a todos los sentidos.

VFX-1, la estrella de los ’90

La compañía Vuzix basa su negocio en fabricar dispositivos para uso militar. Pero en los ’90 quisieron experimentar y llegar al mercado masivo con VFX-1, un casco de realidad virtual presentado en el año 1997.

vfx-1

Este headgear tuvo algo de éxito. De hecho, fue elegido como una de las figuras para representar a la década de los ’90 por el Servicios Postal de Estados Unidos, que lanzó una estampilla con su imagen. Tuvo un sucesor el VFX3D, pero para ese entonces usar un casco en la cabeza para obtener no tantas ventajas era visto como algo excesivamente complicado conforme la computación se hacía más simple y accesible a todos.