Argentina posee algunas distinciones poco comunes en la industria de las telecomunicaciones, se trata de una nación con un importante desarrollo en el crecimiento de su mercado, con un interesante y constante ritmo de adopción en la adquisición de smartphones, sin embargo, también es país donde el 70% de sus usuarios de telefonía celular se encuentra todavía utilizando servicios de redes 2G. Argentina es el único país de su zona que todavía no ha realizado un anuncio oficial de incorporación de tecnología 4G LTE a su infraestructura, lo que ha mantenido fuera de este territorio el acceso de internet móvil de alta velocidad.

El espectro está disponible pero sin usarse. En la actualidad existen 97 países alrededor del mundo utilizando servicios 4G LTE, de los cuales 18 naciones pertenecen a América del Sur y el Caribe, quienes ya adoptaron la comercialización de estos servicios para sumarse a los más de 200 millones de suscriptores a esta tecnología que hay en el mundo. Argentina no es una de ellos, e incluso es probable que forme parte de los 53 nuevos países que se unirán a esta red; los motivos de tal ausencia, de acuerdo con el diario La Nación, corresponden a un problema de infraestructura, ya que el 4G podría interferir en los servicios de televisión digital terrestre, misma que está fuertemente posicionada.

De acuerdo con el diario, existen otros factores, paralelos, que podrían también ser puntos de peso contra la llegada de estos servicios, tales como la situación de la industria de ensamble de celulares en Tierra del Fuego y la situación con aduanas, sin profundizar precisamente la circunstancia que los coacciona. Sin embargo la realidad es que la nación Argentina se encuentra relativamente estancada en materia de gobierno y gestión de su espectro, ya que desde 1999 no se ha gestionado y actualizado el uso de este campo. De manera que la inversión necesaria sería de cerca de 1.500 millones de dólares, pero Argentina tiene el espectro disponible, pero no ha sido aprovechado.