En el Samsung Unpacked del día de ayer, la compañía asiática presentó el Samsung Galaxy S5, su producto más ambicioso de cara al año 2014. Pero este no llegó solo, sino que vino acompañado de, entre otros wearables, la Samsung Gear Fit, una pulsera de monitorización física que va más allá de lo que hemos visto hasta ahora. Hoy, junto con el Samsung Galaxy S5 y el Samsung Gear 2, la hemos podido probar, y estas son las claves que describen a esta apuesta de Samsung por los wearables y el fitness.

  • Es muy ligera: esta Samsung Gear Fit resulta realmente ligera, lo que hace que pase casi desapercibida cuando la llevamos en la muñeca (algo clave en este mundo de los wearables).
  • Es algo gruesa: la Samsung Gear Fit es algo gruesa comparada con otras pulseras similares. No es excesivo, pero sin duda es algo que deben de mejorar en las próximas generaciones de la misma.
  • Personalizable: al igual que los nuevos Gear 2, la Samsung Gear Fit cuenta con pulseras intercambiables, de forma que podemos cambiarlas por otras de otro color u otro material.

Samsung Gear Fit

  • Todo en uno: a diferencia de otros wearables, esta Samsung Gear Fit combina dos categorías que hasta ahora habían estado siempre separadas: smartwatches y pulseras de monitorización física. Así pues, en la Gear Fit encontramos funciones como podómetro y sensor de ritmo cardíaco, pero también recibimos notificaciones, podemos interactuar con nuestro smartphone… etc.
  • Solo compatible con la familia Galaxy: justo como ocurrió con el Samsung Galaxy Gear original, esta Samsung Gear Fit solo es compatible, de momento, con los dispositivos de la familia Galaxy. Desconocemos concretamente con cuáles de esa familia, aunque lo más sensato es que los gamas altas más recientes estén incluidos en dicha lista (Samsung Galaxy S4, Samsung Galaxy S5, Samsung Galaxy Note 3…).
  • Orientación de la pantalla: un pequeño gran problema de este Samsung Gear Fit es que el software que incorpora se muestra en horizontal en lugar de en vertical, que es la posición más natural. Esto provoca que tengamos que colocar la muñeca de una forma antinatural para poder interactuar con la Fit. No obstante, este pequeño problema debería de ser solucionable con una pequeña actualización de software.

Desde Samsung no nos han podido dar detalles sobre la comercialización de la Samsung Gear Fit, aunque lo más probable es que llegue junto al Samsung Galaxy S5 el próximo 11 de abril. Sobre precios, tampoco nos han comentado nada, aunque en principio todo apunta a que será más barata que el Samsung Galaxy Gear presentado en IFA 2013.

Samsung Gear Fit