El tamaño del bisel en un smartphone ha sido una de las cosas más discutidas cuando hablamos del tamaño de la pantalla. Como se puede ver en algunos dispositivos como el LG G2 o el Nexus 5, no por tener una pantalla más grande es necesario que el dispositivo sea gigantesco. Es aquí donde la pantalla del iPhone no puede presumir ante la competencia. A partir de una gráfica realizada por somospostpc podemos observar como el espacio útil que ocupan las pantallas del smartphone de Apple se encuentran entre los peores del mercado, con porcentajes que rondan el 50-60% en el mejor de los casos.

El bisel en los dispositivos iOS ha sido una de los grandes handicap de Apple. Ya desde el iPhone 3GS y el iPad de primera generación, nos encontrábamos ante un dispositivo que literalmente se comía la pantalla, reduciendo su espacio útil a una ínfima parte del dispositivo. Seguro que más de un usuario ha escuchado alguna vez la frase “¡eso es todo pantalla!” refiriendose a uno de estos dos dispositivos en comparación con Samsung, LG o Sony. Cuanto más bisel, menos espacio útil para la pantalla del dispositivo Ya con el iPad mini, Apple decidió aumentar el espacio útil de la pantalla en la tableta, reduciendo considerablemente el bisel al rededor de la pantalla y con ello el tamaño del dispositivo sin reducir la pantalla.

Con cuatro de sus dispositivos en el top 5 de smartphone con la pantalla más pequeña en relación al tamaño general del mismo, Apple ostenta las peores resultados del mercado. El iPhone 3GS encabeza la lista con el peor porcentaje ya que la pantalla del iPhone supone tan solo el 50,8% del dispositivo, seguido del iPhone 4/4S con el 54% y el iPhone 5c con el 59,7%. El iPhone 5 y 5s que comparten diseño, poseen un porcentaje del 60,6%. En el otro lado de la tabla se encuentran el LG G2, cuya pantalla ocupa el 75,7% del espacio útil del dispositivo, seguido del Samsung Galaxy Note 3 con el 74,6% y LG Pro G con el 72,8%.

Pantalla del iPhone

Todo esta información en el contexto de los rumores del nuevo iPhone 6 que podría elevar la pantalla hasta las 4,5 o 5 pulgadas eliminando el bisel. Y es que en la generación actual de smartphone que estamos viviendo parece incomprensible ver como del tamaño total del dispositivo la pantalla sólo ocupa el 60,6% en el mejor de los casos. Todo un derroche que pone en serios problemas a Apple, cuyo empecinamiento por este diseño puede suponer una fuga de usuarios hacia modelos con pantalla más grande y dispositivos del mismo tamaño.