Recientemente he compartido lo que pienso de los dispositivos que intentan ser más de una cosa a la vez, terminando por no ser ninguna. Se trata de una tendencia creciente que muchos fabricantes están siguiendo en un intento desesperado por vender, lo que sea, sin importar qué tanto sentido tenga un determinado producto.

En una demostración de que la tendencia no va a cambiar demasiado tampoco este año, Fujitsu ha lanzado al mercado su último modelo de ultrabook, que seguro habrá de convencer a más de un comprador incauto, convencido de que también se le puede sacar provecho como tablet. Se trata del Fujitsu Lifebook TH90/P, ordenador portátil con pantalla de 13.3 pulgadas que no se siente del todo a gusto perteneciendo a un mercado que va en plena caída.

El principal atractivo de este ordenador será su pantalla de tipo IGZO, con 2560 x 1440 píxeles, que promete hacer la maravilla de los gráficos en alta definición. En cuanto al resto de sus prestaciones, tomará vida gracias a un procesador Intel Core i5-4200U Haswell y 8GB de RAM que permitirán a Windows 8.1 funcionar como la seda. Además, cuenta con 500 GB de almacenamiento interno, y una batería lo suficientemente grande como para rendir por más de 12 horas.

Y si lo tuyo es el diseño gráfico, entonces seguramente agradecerás los 1024 niveles de presión de su pantalla táctil.

Fujitsu Lifebook TH90/P: mitad tablet, mitad ultrabook

En Fujitsu gustan de promocionarlo, más que como un ultrabook que puede convertirse en tablet, como cuatro dispositivos en uno solo. Así, modificando las posiciones puedes tener un tablet, un portátil, un todo en uno, o un folio para dibujar.

Y claro, podremos estar más o menos de acuerdo con lo cuatro dispositivos en uno, pero lo que sin dudas es una realidad, es que el Lifebook TH90/P cuesta lo mismo que comprar por separado los cuatro gadgets que aspira ser, $2.000. Por eso es que nos cuesta tanto ver futuro en el mercado de los dispositivos con personalidad múltiple.