Aunque considero que los smartphones son uno de los mejores inventos que hay en el presente, también pienso que tienen muchas desventajas. Una de ellas es que las personas no parecen querer mirar a la cara a quien tienen en frente, sólo a la pantalla del teléfono; y la otra es que están hechos de materiales que son altamente dañinos para el medio ambiente, que algunas veces se sacan de países donde existen problemas graves por la extracción de los mismos y que la mano de obra de aquellos que los ensamblan suele ser paupérrima.

Todos los años aparecen nuevos dispositivos y, usualmente, los usuarios suelen cambiar de dispositivo a la misma velocidad. Algunos son revendidos, otros los regalan, pero en muchos casos simplemente se dejan de usar, terminando en la basura. Cuando esto pasa se pierde mucha energía y se contamina.

¿Sabías que por cada teléfono que se echa a la basura, que tienen alrededor de .0259 gramos de plomo, se puede contaminar hasta 4500 galones de agua? ¿O que, si se reciclarán un millón de teléfonos al año, se dejaría de malgastar energía que le daría electricidad de 185 hogares por 365 días?

Aparece Faiphone

Fairphone es un gran proyecto basado en Amsterdam, que trata de fabricar un smartphone que haga el más mínimo daño posible al planeta y a las personas, mientras el precio al detal se mantiene competitivo.

Las personas en el proyecto han logrado fabricar 25.000 que ya han sido despachados y vendidos para finales del 2013, y tienen otra tanda de dispositivos en camino para este nuevo año. En este caso lograron crear un teléfono que funciona con Android, que usa materiales sacados de países donde no hay conflicto y donde las personas que trabajan para ensamblar y dar los toques finales son pagadas de manera justa. Por otro lado, también han decidido que por cada Fairphone que se vendió se guardarán 3€ para crear programas de e-waste en distintos países donde esto no exista.

Para aquellos que no les importe mucho los materiales y al ambiente, también deben saber que la filosofía de creación del Fairphone es abierta; ellos piensan que si no lo puedes abrir, no eres el dueño del dispositivo realmente. Por esto usa Android como sistema operativo, la batería se puede remover y reemplazar, puedes colocar doble SIM, no se incluyen cargadores porque usa uno común y corriente que ya debes tener, y la idea es que en el futuro el smartphone esté optimizado para que se le pueda instalar otros sistemas operativos open-source como Firefox OS o Ubuntu Phone.

fabricacion fairphone

Características del Fairphone

  • 2G/GSM: 850/900/1800/1900MHz
  • Android 4.2.2
  • Procesador MT6589M quad-core de 1.2 Ghz
  • 16GB de almacenamiento
  • 1GB de RAM
  • Pantalla qHD, Dragontrail Glass de 4.3 pulgadas con resolución de 960x540px
  • Una cámara trasera de 8MP y otra delantera de 1.3MP
  • Batería de 2000mAh
  • Ranura para microSD de hasta 64GB
  • Wi-Fi 2.4GHz 802.11b/g/n y Bluetooth v2.1

¿Vale la pena invertir en un Fairphone?

Ya han salido varios reviews en la web acerca del funcionamiento del teléfono y del proyecto en general. La que más me ha llamado la atención es la hecha por MakeUseOf donde critican abiertamente al proyecto porque realmente no son tan “verdes” y tan conscientes como dicen ser. También dicen que el rendimiento del smartphone es un poco mediocre especialmente por el precio, que fue EU€325 en la primera tanda, lo que es alrededor de US$450. Sin embargo, finalizan con que sí deberías comprarlo para apoyar al proyecto.

Personalmente me fascinaría comprar uno porque me encanta la iniciativa y la idea de ser un poco más consciente con el medio ambiente sin perder el privilegio de usar un dispositivo tan genial como un smartphone. Sin embargo, para mi y para otros que les interese, habrá que esperar a que este año aparezcan más a la venta.