Bitcoin es la más popular de estas monedas digitales o criptomonedas. Hace unos años, eran vistas como un experimento de un grupo de informática que quería manejar dinero sin depender de cuentas bancarias o no ver afectados sus ahorros por las políticas económicos de un gobierno en particular. Este año, el valor de Bitcoin llego a equivaler a 800 dólares. Pero la moneda no se caracteriza por su estabilidad. Su precio sube y baja drasticamente, y los especuladores se terminan beneficiando. Es por está razón que gran parte de los usuarios a decididor migrar de Bitcoin a otras criptomonedas que han surgido, como Litecoin y Dogecoin, las alternativas más populares.

Los usuarios migran de Bitcoin y demandan potencia para minar

A todas las criptomonedas se les aplica el concepto de “minar”, verbo con el que se ha denominado al hecho de poner a trabajar tu computadora al servicio de las transacciones entre usuarios. En los primeros meses de Bitcoin, esto rendía mucho dinero. Hoy, ya no tanto, ya que la inversión necesaria es excesivamente alta. La política de Bitcoin de poner un límite a la cantidad de “monedas” disponible terminó reduciendo las ganancias de minar. Esta es otra razón que explica la migración a nuevas criptomendas. Varias de estas alternativas no comparten la política de límite de Bitcoin. Dogecoin, por ejemplo, prevé una inflación de 5 mil millones de monedas cada año. Esto fomenta el uso de la moneda y atrae a los mineros en busca de una cuota de ganancias.

Las computadoras para minar criptomonedas requieren de un potente procesamiento gráfico. La mayor inversión debe ser en la GPU. La comunidad ha encontrado en las tarjetas gráficas de alta gama de AMD una buena relación precio/rendimiento para su tarea, por lo que han comenzado a comprarlas. Este sorpresivo y gran aumento de la demanda ha tenido sus consecuencias: aumentos de hasta un 164% en los precios de las GPU. El gráfico compartido por los chicos de ExtremeTech sirve para ilustrar las consecuencias:

bitcoin-gpu-amd

El primer pensamiento es que AMD debería estar contento con este aumento, pero no creo que sea así. El aumento no lo hizo AMD, sino los revendedores, el precio sugerido continúa sigue siendo el mismo lo que significa que el fabricante no percibe más dinero por esta mayor demanda, por lo menos por ahora. Además, que sus GPU sean utilizadas para minar alternativas Bitcoin terminá quitando a AMD de su nicho: el gaming, al que tanto se han esforzado en apostar con propuestas como AMD Mantle y alianzas con desarrolladores para promocionar sus nuevos productos.