El spam se ha convertido en una de las lacras en la red desde el inicio, y desde luego se ha acentuado conforme más y más usuarios se han sumado a estar conectados a la red. Es un negocio multimillonario, y los spammers lo saben demasiado bien, pero también es una molestia para los usuarios y un desperdicio de recursos para las compañías que ven como cada poco tiempo tienen que cambiar sus protocolo anti-spam con lo que eso supone. Por ello, Apple ha patentado un sistema con el que quiere acabar de una vez por todas con el spam en el email a través de direcciones automatizadas a nivel servidor.

El planteamiento de la patente de Apple es muy interesante ya que atendiendo a la descripción disponible en el registro de patentes de Estados Unidos, el sistema actúa mediante la creación de direcciones de correo desechables asignadas a una dirección de correo electrónico normal, funcionando a nivel servidor de forma que automatizaría la gestión del correo electrónico que contenga spam de forma transparente para el usuario. De acuerdo con dicha descripción funcionaría de un modo similar a los alias de iCloud o de Gmail pero de forma ilimitada desde la parte del servidor permitiendo que sean etiquetadas de forma inteligente palabras clave para ayudar a los usuarios a localizar la fuente responsable de la entrega del spam:

Pantente EMAIL

Según Apple, este sistema anti-spam a través de cuentas secundaria del mismo proveedor de correo mejoraría la tarea de los usuarios de tener que recurrir redireccionar su email o a crear a cuentas falsas de proveedores de correo terceros que en la mayoría de las ocasiones no están permitidas para su registro en algunas de las web más importantes, integrado esta creación de alias desde el propio proveedor principal (iCloud, Gmail…) y gestionando, tanto la duración en tiempo que queremos que la cuenta esté activa, como el número, identificación y uso de esas cuentas secundarias que utilizaríamos para registrarnos en webs para las que no queremos dar nuestra dirección principal.

En síntesis, es una mejora del método alternativo que usan a día de hoy muchos usuarios para evitar el spam pero totalmente integrado en el proveedor de correo que usemos y sin necesidad de recurrir a terceros, creando alias desechables en el tiempo y eliminando de raíz el spam que llega a esas direcciones.