La idea te usar anillos inteligentes no es algo nuevo, ya han aparecido varios, como el NFC Ring que ayuda a abrir puertas y a transmitir información, o el iRing que controla dispositivos con iOS.

Ahora aparece Fin, un anillo que va más allá porque convierte los gestos que hagas con las manos en información para controlar cualquier dispositivo inteligente que tengas cerca. La idea de Fin es que lo coloques en el dedo pulgar de tu mano dominante y que con algunos movimientos le digas al TV que cambie el canal, o a tu automóvil que apague la alarma y abra las puertas.

Los creadores han pensando en este dispositivo porque los dispositivos manejados por gestos hoy en día te cansan demasiado tendiendo que mover todo el brazo, pero con Fin sólo tienes que mover un dedo y el brazo puede estar descansando completamente.

Esto suena excelente porque muchas posibilidades, como ellos mismos lo indican, como por ejemplo, responder una llamada mientras manejas sin quitar las manos del volante, o ayudar a personas que son ciegas para que interactúen más fácilmente con otro dispositivos. Pero al mismo tiempo, creo que si el proyecto se convirtiera en algo normal, nos haría aún más sedentarios porque ni siquiera tendrías que mover el brazo entero para controlar los aparatos y mucho menos levantarte.

Ahora mismo Fin es compatible con iOS, Android, Windows Phone, Windows y MAC para que lo uses con tu smartphone, tablet o computador, pero quieren sacar un SDK para que otros desarrolladores puedan usar el anillo como una forma de controlar sus propios dispositivos. Otro plan del futuro es que Fin reconozca más gestos para aumentar sus posibilidades.

Con respecto a sus características, Fin está hecho a prueba de agua, tiene un tamaño flexible para le quede a cualquier dedo, usa una batería de litio que se carga por microUSB y que da un mes de uso, y se conecta a través de Bluetooth 2.1.

Se puede pre-ordenar ahora mismo por Indiegogo donde tienen una campaña que tiene unos 17 días aún para terminar. No parece que vayan a lograr recaudar los US$100.000 que querían, pero serán flexibles y se quedarán con el dinero que sí han obtenido para comenzar. El Fin más económico cuesta US$99, un poco menos de lo que costará una vez que se empiece a vender al terminar la campaña.