La vida de webOS ha sido mucho muy complicada. Lejano se ve ahora aquél 2009 en que fue presentada la primera generación de la Palm Pre, dispositivo que pese a no tener el éxito que habrían deseado, logró enamorar a todos aquellos que se atrevieron a probarlo. Desde entonces, muchas cosas han pasado, una legión de seguidores se creó tras los gadgets de Palm, con una completa comunidad de desarrolladores dispuestos a crear aplicaciones y homebrew.

Lamentablemente, ya sea por la férrea competencia del momento con Android y iOS, o que Palm no tuvo los recursos para hacer frente a Google y Apple, los dispositivos con webOS nunca lograron ser los rompe marcas que tenía la competencia, y de a poco la empresa dejó de ser rentable, perdió confianza en los inversionistas, y finalmente fue absorbida por una HP sedienta de algo nuevo con lo que hacer frente a una nueva era de dispositivos móviles.

La idea de HP era simple, aprovechar webOS como sistema operativo para sus tablets. La idea prometía, y prometía mucho. Desde hacía meses los medios estaban hablando de lo geniales que podrían ser tablets como el iPad de Apple si tuvieran una plataforma tan intuitiva y divertida de usar como era webOS. Pero de nuevo, las cosas no salieron como debían, y HP terminó rematando sus tablets con el sistema operativo desarrollado por Palm, y finalmente, vendió la propia plataforma a principios de este año.

LG, un nuevo comienzo

Habían pasado dos años desde que HP anunció que no fabricaría nuevos dispositivos webOS, pero que seguiría dando soporte a la plataforma como software libre. Fue en febrero de este año cuando se anunció la compra de la plataforma por parte de LG. Implementar en televisores una plataforma pensada para móviles, el gran reto de LG Pero lejos de dedicarse a la creación de nuevos dispositivos móviles, los coreanos tienen sus propias ideas para el futuro de webOS, y de inmediato anunciaron al mundo que no se distanciarán de Google en el segmento móvil, y que la nueva adquisición tendrá como destino dar vida a las generaciones venideras de sus televisores inteligentes.

Es así como llegamos al presente. Estamos a unas horas de que se nos presente la que bien podría ser la última oportunidad de una plataforma que se forjó un nombre, pero que nunca logró establecerse. Y ahora es tiempo de cuestionarse si la estrategia tomada por LG tendrá éxito o está destinada al fracaso.

La oportunidad nunca encontrada

El entusiasmo por el nuevo sistema de LG se ha regado como la espuma. Durante años todos hemos querido ver que webOS se abra un hueco en alguna parte, y es que los que hemos tenido la oportunidad de probarlo sentimos que es una verdadera lástima ver morir lentamente una plataforma que bajo otras condiciones pudo haber llegado mucho más lejos.

Pero ahora hay un nuevo amanecer, y uno muy prometedor. La batalla con los televisores inteligentes está en pleno auge, y LG sabe que aunque en calidad de imagen y hardware en general están haciendo las cosas mejor que prácticamente cualquier otro fabricante, Samsung les lleva bastante ventaja en lo que a software respecta, por lo que tienen la necesidad de presionar pronto y webOS les representa esa oportunidad.

webos_lg_smart_tv

Sin embargo, las cosas deben tomarse con calma. Por las filtraciones sabemos que LG ha decidido cambiar el modo en que se ve la interfaz, pero algunas cosas fundamentales se han mantenido. Ese es el caso de la navegación por tarjetas, un clásico desde la primera Palm Pre, y que fue clave para la popularidad inicial del sistema operativo, por lo que los coreanos han decidido mantenerlo ahora también en los televisores, aun cuando se trata de hardware muy distinto.

El modo en que se implementó la interfaz por tarjetas en los dispositivos móviles fue la clave de las críticas favorables a la plataforma. Así pues, el éxito de este nuevo comienzo para webOS podría depender enteramente del modo en que LG implementó el sistema de tarjetas. La experiencia de uso lo es todo, y si se han forzado demasiado las cosas en la transición de smartphones a la TV, se podría haber perdido la esencia de lo que hacía realmente interesante esta plataforma.

De cualquier modo, pese a ser un nuevo comienzo muy difícil, los televisores son el caldo de cultivo perfecto para el nuevo éxito de webOS. El hecho es que LG tiene una posición muy favorable dentro del sector, y como ya dijimos, actualmente solo es opacado por el buen hacer del software de Samsung. Por tal, ahora más que nunca webOS tiene el camino preparado para propulsar a sus nuevos dueños como líderes en el mercado de la televisión inteligente.