Si echamos la vista atrás, los cambios de tendencia en cualquier disciplina han sido lentos y se han puesto de relieve cuando ya han generando un cambio en los hábitos y comportamiento de los consumidores suficientemente relevante para afirmado. No obstante, antes de un cambio de tendencia o de ciclo comienzan a apreciarse una serie de indicadores que pueden advertir que la tendencia y la forma de consumir contenido musical está cambiando.

Si atendemos a las ventas de iTunes Store, la mayor tienda de música online del mundo, puede apreciarse como no solo se han desacelerado, si no que por primera vez presentan una caída de las mismas. Y dado que los servicios de streaming de música siguen creciendo quizás era inevitable que íbamos a empezar a ver un cambio en algún momento. Y ese momento parece estar llegando.

En este sentido, debemos buscar una relación causal que sirva de indicador para averiguar que podemos encontrarnos ante un cambio de tendencia, de ciclo, o cómo queramos llamarlo. Como todo cambio, hay multitud de factores que participan en él y son directamente causantes en su conjunto. Los dispositivo móviles han permitido un acceso rápido y directo a todo tipo de contenido, y por ende han provocado un cambio en la conducta de los consumidores. Es un cambio innegable ya que la forma en la consumimos contenido nada tiene que ver con la de hace 5 años. Es más, nada tiene que ver con la forma en la que consumíamos contenido cuando el primer iPhone llegó al mercado.

Las ventas de música online cayeron un 5,7% durante 2013Este heredaba el concepto del iPod: una tienda de música en nuestro ordenador y una aplicación que servía de pasarela entre el dispositivo y el contenido. No había forma de acceder al contenido desde el propio dispositivo, y las redes, lejos de facilitar esta tarea suponian un escollo mayor que buscar el propio contenido.

Además, las capacidades limitadas de los terminales móviles han propiciado el cambio de mentalidad de querer llevar en nuestro terminal todas las canciones de nuestra biblioteca a que por el precio de un CD poder llevar todas las biblioteca músicales del mundo. Y aquí, querido lector, es donde entra en juego el principal protagonista de esta historia: los servicios de música en streaming.

El auge del streaming musical

iTunes radio

Los servicios de música en streaming han democratizado el acceso al contenido musical para los usuarios. Y lo han hecho desde cualquier tipo de dispositivo que permita una conexión a internet y para cualquier usuario, independientemente del nivel de renta o gusto músical. En un momento en el que no solo es más rentable en términos económicos un servicio de música en streaming que la compra de canción o discos, si no también lo es en variedad de contenido, los usuarios se han dado cuenta de que pueden escuchar lo que quieran, cuando quieran y como quieran.

Y eso ha calado tan hondo del sentir colectivo que muchos consumidores de música han visto como los servicios de música en streaming rompían las barreras que hasta ahora existían: más contenido, más barato y a cambio de liberar de sus dispositivos ese espacio que hasta ahora ocupaba la música.

La forma de servir el contenido ha cambiado, y también la forma de consumirlo Cómo la forma de servir el contenido ha cambiado, también lo han hecho la forma del consumidor de acceder a él. Y aquí tenemos el primer germen que motiva un cambio de tendencia y que desde luego podemos apreciarlo como un cambio en la conducta del consumidor, que es la que al fin y al cabo acaba regulando el mercado, los productos y la forma en la que los usamos.

No obstante, aventurarse a afirmar con rotundidad que los culpables directos de la caída de las ventas son los servicio de streaming no solo es temerario, sino también fútil, pero puede ser un factor determinante a la hora de buscar un sospechoso que llegue a justificar, en un momento temprano, este cambio en los hábitos del consumidor.

Cambios en el tiempo de ocio del consumidor

Porque además del auge de los servicio de música en streaming, los dispositivos móviles han cambiado la forma y los tiempos de ocio de los usuarios. Si antes decía que los servicios de música en streaming ha democratizado el acceso al contenido musical, los dispositivos móviles han hecho los propio con todo tipo de contenido y han generado uno nuevo que ha venido a sustituir a parte del tiempo en el que los usuarios escuchaban música: las aplicaciones móviles.

**Fuente: [Asymco](http://www.asymco.com/2014/01/08/a-year-on-the-app-store/)**
Fuente: Asymco

Este segundo grupo, en forma de juegos casuales, series de televisión y películas online y aplicaciones sociales han desplazado, en opinión del que suscribe estas líneas, parte del tiempo de ocio que los usuarios aprovechaban para consumir música, aumentando las ventas de este tipo de contenido en detrimentos de las ventas de música.

Me gustaría poder mirar al futuro y decir que las ventas de música online seguirán al alza, pero lo cierto es que el mayor número de alternativas actuales está matando esta forma de consumir música como ya pasó con las ventas físicas. Habrá que esperar para poder afirmar que los servicio de música en streaming han matado la venta de música online, pero desde luego han disparado primero.