En los últimos años hemos podido ver cómo los smartphones y las tablets se acercaban cada vez más a los ordenadores y las videoconsolas en lo que a capacidad de procesamiento se refiere. No obstante, y aunque hemos visto grandes avances, aún necesitaban un empujón para alcanzar a los productos de escritorio y poder decir con confianza que se encuentran al mismo nivel. Por suerte, ese empujón ha llegado hoy gracias a Nvidia y su nuevo SoC Nvidia Tegra K1 (anteriormente conocido como Nvidia Tegra 5), gracias al cual podemos decir con confianza que la potencia y los gráficos de una videoconsola o de un ordenador han llegado, definitivamente, a los smartphones y tablets.

Para lograr dicho objetivo, Nvidia ha dado un gran salto respecto a su generación anterior, el Nvidia Tegra 4. Por ejemplo, en este nuevo Nvidia Tegra K1 encontramos 192 núcleos CUDA (frente a los 72 de Nvidia Tegra 4), capaces de soportar motores gráficos tan potentes como Unreal Engine 4. Todo ello sin sacrificar el consumo energético, que, según ha anunciado Nvidia, es de unos 5W (aunque habrá que hacer diversas pruebas para ver si la compañía está en lo cierto).

La llegada del Nvidia Tegra K1 puede suponer el inicio de la next-gen en los smartphones Este chips Nvidia Tegra K1 se ofrecerá en dos variantes (ambas construidas en la arquitectura Kepler de Nvidia): una con una CPU de cuatro núcleos Cortex A-15 (hasta 2.3 GHz) basada en 32 bits y otra con una CPU dos núcleos “Denver” (hasta 2.5 GHz) basada en 64 bits. Con este segundo modelo (basado en una CPU “Denver”), Nvidia entra de lleno en la creación de CPUs propias, tal y como otras compañías como Qualcomm e Intel han estado haciendo durante los últimos años.

Ambas versiones del SoC Nvidia Tegra K1 estarán disponibles en la primera mitad del año 2014, y, según ha anunciado Nvidia, esperamos verlo tanto en smartphones como en tablets, ordenadores, automóviles… etc. No obstante, donde realmente será interesante verlo en acción es en el mundo de los smartphones y tablets, pues la llegada de este Nvidia Tegra K1 puede suponer, claramente, el inicio de la “next-gen” del mundo de los smartphones, así como un salto importante para los videojuegos móviles, los cuales llegarían al mismo nivel que una PlayStation 3 o una Xbox 360 (algo impensable hace unos años).