Desde siempre, Nvidia ha intentado encontrar un modo de hacer que la experiencia con los videojuegos sea mucho más placentera para aquellos que disfrutan de jugar desde el ordenador. Es así como con el paso de los años, siempre han estado a la cabeza del desarrollo de tecnologías relacionadas con un mayor rendimiento gráfico, lo que le ha valido para convertirse en uno de los actores más resaltantes del mercado.

Hace algunas semanas presentaron una tecnología que promete solucionar uno de los grandes problemas que se presentan en los videojuegos modernos: el screen tearing.

El Screen Tearing

Con el advenimiento de los gráficos avanzados en los videojuegos de la actualidad, uno de los grandes problemas que tiene que afrontar el gamer es que a veces al hardware le cuesta manejar la gran cantidad de datos y recursos involucrados en esos complejos gráficos. Y no importa cuán puntero sea tu ordenador, a veces el problema está en la sincronización entre las diferentes partes, como el monitor y la tarjeta de vídeo, siendo eso lo que pasa con el screen tearing.

Nvidia G-Sync, qué es y cómo mejorará los juegos en PC

El problema está, en que tal como sabemos, los monitores tienen una tasa de refrescado, que en la mayoría de los modernos es de 60 Hz o 75 Hz. Por otro lado, la tarjeta de vídeo también tiene una cantidad de cuadros por segundo que puede renderizar, que como máximo suele alcanzar los 60 fps. El problema es que los cuadros por segundo mostrados por la tarjeta gráfica suelen ser inferiores a la tasa de refrescado del monitor, y aunque en algunos casos es la misma velocidad, nada asegura que estén perfectamente sincronizados. Y eso es lo que produce el screen tearing.

Para poner un ejemplo práctico, imaginemos una ametralladora puesta en el frente de un avión de aspas. Si no hay un mecanismo que se encargue de asegurar que la ametralladora y el aspa se sincronicen adecuadamente, al disparar las balas podrían terminar por romper las aspas. Con el screen tearing no tenemos un resultado tan desastroso, pero la falta de sincronización hace que el monitor muestre una imagen mezcla del cuadro que le está entrando en el momento que refresca la imagen y del que tenía anteriormente, con lo que da una especie de impresión de lag, tal como se ve en la imagen unas líneas más arriba.

Pues bien, parece que en Nvidia han encontrado un modo de resolver el molesto problema.

Nvidia G-Sync

Ya hay soluciones que resuelven el problema, aunque no con total éxito. Más concretamente, desde hace algún tiempo tenemos Vertical synchronization, más conocido por su abreviatura V-Sync. La tecnología, en términos muy sencillos, se encarga de adaptar el envío de datos desde la GPU hasta el monitor en función de la tasa de refrescado de este ultimo. Así, V-Sync se asegura de que no sea enviado un nuevo cuadro desde la tarjeta gráfica hasta que el monitor no esté totalmente listo para mostrarlo completo, con lo que se logra cierto grado de sincronización.

Nvidia G-Sync, qué es y cómo mejorará los juegos en PC

El problema con V-Sync es que la cantidad de cuadros por segundo emitidos por la tarjeta gráfica ya es inferior a los cuadros por segundo que puede mostrar el monitor. En otras palabras, la entronización bajo este modelo hace que se reproduzcan menos cuadros por segundo desde la tarjeta de vídeo, con lo que se pierde calidad gráfica, siendo que el problema en lugar de resolverse, simplemente queda enmascarado (en lugar de mostrarse mitad del cuadro nuevo y mitad del cuadro viejo, solamente se muestra el cuadro viejo nuevamente).

Lógicamente, la solución a tal problema es aplicar un tipo de sincronización que adapte la velocidad del monitor a la tarjeta de vídeo, y no al contrario como se ha venido haciendo. Y precisamente de eso se trata G-Sync. De este modo, mediante un chip integrado en los monitores, la tasa de refrescado del monitor se sincronizará perfectamente con la cantidad de cuadros por segundo que está emitiendo la tarjeta de vídeo, lo que proporcionará un rendimiento optimo.

Pero no todo es perfecto. El problema con G-Sync es que es un producto de Nvidia. Como buen producto de Nvidia, no será libre para poder usarse con cualquier tarjeta gráfica del mercado, sino que si quieres disfrutarlo, tendrás que atarte a un puñado de tarjetas de vídeo firmadas por la empresa. De igual modo, no esperes que los monitores que lo incorporen sean económicos.

Por suerte, ya hay una tecnología denominada FreeSync, que básicamente hace lo mismo mediante un estándar abierto, que ya está apoyando AMD. Por lo que seguramente en el futuro veremos que el screen tearing desaparecerá de nuestras vidas independientemente de la marca de productos que usemos.