Después de que terminaron los anuncios del primer día de la CES 2014, hemos visto que la tendencia predominante han sido las pantallas 4K en todos los dispositivos posibles. Hemos visto que hasta han salido las primeras portátiles con pantallas 4K gracias a Toshiba.

Las presentaciones más importantes hasta ahora han sido de los televisores 4K de LG, uno de 84 pulgadas y otro de 105 pulgadas con pantalla curva, de los cuales no se sabe el precio; el TV 4K de Polaroid que será de 50 pulgadas y costará alrededor de 1000 dólares; otro de Samsung de 105 pulgadas y finalmente el primer TV 8K con gráficos en #D sin el uso de gafas del mundo gracias a Sharp.

Es una maravilla que estén apareciendo todos estos dispositivos tan avanzados, pero, como lo dijimos antes, uno de los problemas de estas pantallas es que no hay contenido que sea compatible con pantalla 4K, lo que haría que una película o una serie de televisión que se ve muy bien en un HDTV hoy en día, se ve espantoso en un 4K y aún peor en un 8K.

Es por esto, que Netflix ha decidido que comenzarán a producir todos sus programas originales en 4K, de manera que los early adopters que decidan comprar TVs con esta tecnología tengo algo que mirar en la programación habitual de este servicio.

La noticia es una de las maneras integrales para que las pantallas 4K se comiencen a usar en hogar comunes y corrientes, especialmente porque ya están bajando los precios de estos televisores. Sin embargo, esto también presentaría otras limitaciones, como que para hacer streaming de programas en 4K necesitarías al menos 15Mbps de velocidad de descarga de Internet para que realmente se vea tan bien.

El primer programa que saldrá en 4K será House of Cards en su segunda temporada el próximo 14 de febrero.