Si hay una empresa que sabe cómo meternos las manos en los bolsillos y hacernos darle nuestro dinero al mejor estilo del meme de Fry, esa es Valve. Este año, particularmente, han decidido que quieren forzarnos a hacer un desembolso de dinero un poco más grande de lo usual, y para ello se asociaron con un montón de fabricantes de Hardware y llenaron Las Vegas de maquinas asombrosas pensadas para jugar.

Cuando pensamos en las Steam Machines, es imposible no imaginarnos con una de las bestias que habrán de montar tarjetas gráficas GeForce Titan, firmadas por Nvidia, y que tendrán como corazón lo más potente que Intel Haswell puede ofrecer. Sin embargo, cuando toca hacer balance del estado de cuenta bancaria, inevitablemente caemos en la cuenta de que no cualquiera se puede permitir semejantes juguetes, por lo que toca bajar el listón y echar un ojo a las alternativas que Valve y el resto de fabricantes han preparado. Nvidia podría ser el gran perdedor Valve prometió que veríamos llegar al mercado Steam Machines con precios muy competitivos, algunas muy por debajo de lo que podemos encontrar en las consolas de última generación, por lo que es difícil no cuestionarse exactamente en qué están pensando. Y la idea es sencilla: aprovechar el excelente rendimiento del integrado gráfico Iris Pro de Intel.

Pensado originalmente para mantener el consumo energético bajo y ahorrarle dinero a sus consumidores con una solución capaz de cargar con lo último en videojuegos sin tener que adquirir una CPU por separado, Iris Pro es la alternativa perfecta para ahorrar costos en las Steam Machines.

Valve lo sabe, y es por eso que las Steam Machines entregadas a los asistentes del Steam Dev Days de este año contaban precisamente con procesadores firmados por Intel, con este tipo de gráficos. Esto se traduce en que al momento de adaptar videojuegos para la plataforma de Valve, los equipos sobre los que se probarán estarán basados en Intel Iris Pro, por lo que en teoría la mayoría de estos juegos podrán funcionar tan bien en un equipo de 400$ como en otro de 2000$.

Con esto muchos fabricantes se animarán con mayor facilidad a dar salida a nuevos productos basados en Intel, que seguramente brindará todo su apoyo a Valve y sus asociados. Seguramente donde no les ha de hacer demasiada gracia todo ésto es en Nvidia, que se han quedado fuera de las consolas de nueva generación, y ahora ven como Intel los está sacando también de las Steam Machines.