Desde el comienzo de la compañía y en los albores de sus primeras producciones, Apple ha mostrado una historia compleja con altibajos y, sobre todo, muchas muestras de ingeni. Algunas de estas han cristalizado en productos de calidad como la serie Apple II que podemos ver en la cabecera. Algunos, incluso han llegado a ser los dispositivos y elementos más vendidos y deseados de la historia. Otros, sin embargo, no llegaron tan si quiera a ver la luz. Es el caso del Apple IIsi «Centossa», uno de los prototipos menos conocidos de la historia de Apple. Siguiendo la estela de Steven Weyhrich, autor del libro Sophistication & Lunar Design participó en el diseño del primer PowerBookSimplicity sobre la historia de Apple, es bastante difícil encontrar tanto imágenes como información de este modelo.

Pero, ¿qué tiene el Centossa que tan difícil es encontrarlo? Según Weyhrich todo se remonta a 1988, cuando Gassèe estaba a cargo del desarrollo y diseño de los nuevos modelos sucesores del viejo Apple IIGS. Para ello empleó los diseños de Ken Wood y Robert Brunner, de Lunar Design para llevarlos a cabo. Estos mismos diseñadores fueron los que estuvieron implicados, más tarde, en el desarrollo del primer PowerBook en 1990. Así nació el concepto del Apple IIsi Centossa. Según las pocas descripciones que circulan, el Centossa hubiera tenido una bandeja más corta que su predecesor, el IIGS y una ranura para los viejos disquetes de 3.5 a la derecha. Aquí podemos ver este modelo anterior:

1988 era una época en la que tocaba actualizar el Apple IIGS que llevaba dos años desde su salida sin casi modificaciones. Justo en ese año se lazó la versión revisada de las expansiones de memoria Apple IIc y Apple IIC plus, la tarjeta Apple II SCSI Rev C y hubiera cabido esperar una mejora más allá de la ROM 03 de la placa base. Sin embargo, uno de los principales problemas del diseño del Centossa se encontraba en la posición de la disquetera. Como decíamos esta estaba a Los problemas principales radicaban en el diseño y la denominaciónla derecha en el prototipo.Esta posición, indica Weyhrich, hubiera supuesto varios problemas logísticos serios. Entre otras cosas el bloqueo de los «slots» de la placa base, impidiendo un acceso necesario de los componentes a ésta.

Esto supondría un rediseño completo de la placa del Apple IIGS para poder encajar completamente con las líneas de Centossa, poniendo la fuente de alimentación y el disco duro a la derecha, un cambio, según explica, demasiado radical para la familia de los Apple II. Otro problema del Centossa hubiera sido su denominación, Apple IIsi, un tanto problemática debido a su alto parecido con la versión anterior. Su nombre y apariencia eran excesivamente similares pero muy distintos al mismo tiempo con respecto al predecesor del Centossa para seguir siendo de la misma familia, haciéndolo todo muy confuso. Según algunas fuentes solo un prototipo de madera llegó a existir realmente, mucho menos que otros modelos como el conocido «Mark Twain», por poner un ejemplo. Igualmente siempre es curioso ver como decisiones tan básicas, incluso cuando la presencia de Steve Jobs no marcaba los patrones de actuación, han influido desde siempre en los productos de la compañía.