Si bien, Ubuntu y sus derivados nos permiten hacer un upgrade del sistema a una versión completamente nueva directamente desde el gestor de actualizaciones, más de una vez esa práctica nos ha dejado con un sistema que se comporta como si tuviese hipo, no siempre pasa, pero los upgrades completos tienen muy pocos fanáticos porque casi siempre terminas con paquetes rotos, problemas de drivers o hasta una interfaz rara, si la nueva versión introduce cambios drásticos.

Gracias a Tony George, un desarrollador independiente que publica sus trabajos en el blog TeeJee Tech (el cual ya hemos mencionado antes en Bitelia cuando hablamos de TimeShift), nos llega una herramienta que puede sernos sumamente útil cuando realizamos una nueva instalación de Ubuntu o sus derivados como Linux Mint y elementary OS: Aptik.

Aptik es una utilidad que nos permite simplificar la reinstalación de paquetes en una instalación limpia de Ubuntu. Cuando tenemos frente a nosotros un sistema recién instalado, la sensación de que todo está en perfecto estado es genial, pero por otro lado aún queda el tedioso y largo proceso de volver a instalar todos nuestros programas y añadir los repositorios que usamos para ellas, uno por uno. Aptik nos ahorra todo este trabajo, ya que nos permite hacer un respaldo completo de nuestras aplicaciones, y de todos los PPAs que hemos añadido, y luego restaurarlos en una instalación nueva. Una maravilla.

Instalar Aptik

Para instalar Aptik en tu sistema, abre una terminal y añade el siguiente repositorio:

sudo apt-add-repository -y ppa:teejee2008/ppa
sudo apt-get update
sudo apt-get install aptik


Para realizar un respaldo, introduce un medio de almacenamiento externo como un pendrive, o tarjeta SD, si no tienes uno, puedes usar una partición de respaldo. Ejecuta Aptik desde el menú de aplicaciones de Ubuntu, e inmediatamente solicitará tu clave de administrador.

Utilizar Aptik

aptik

Cuando inicies Aptik por primera vez, verás una ventana con todas las opciones, en el primer menú desplegable puedes elegir el directorio donde tu respaldo se va a guardar (debes crear una carpeta en el dispositivo), esto es lo primero que tienes que hacer y a continuación selecciona desde la lista Bakcup & Restore lo que deseas respaldar en cada sección y presiona el botón Backup.

Tienes cuatro opciones, puedes respaldar tus repositorios (PPAs), aplicaciones específicas, paquetes descargados con APT, y los temas e iconos. En cada sección una vez que presiones el botón para respaldar, Aptik buscará los archivos disponibles y te presentará una ventana de selección para que marques o desmarques individualmente cada PPA, o aplicación en caso de que no quieras guardarlos todos.

aptik

Notarás que en la lista de los PPA hay repositorios con iconos verdes y otros amarillos, si el indicador es verde quiere decir que tienes paquetes instalados de ese repositorio, si esta en amarillo quiere decir que aunque el PPA está activo no tiene paquetes instalados.

Repite el proceso con el resto de los elementos que desees respaldar y estás listo para una instalación nueva de Ubuntu. Para restaurar los respaldos que creaste con Aptik, solo debes volver a instalar la aplicación en tu sistema limpio y hacer el mismo proceso, solo que esta vez presionando Restore en lugar de Backup.

En caso de que te preguntes si el programa es capaz de saber cuales paquetes ya tienes instalados para que no termine sobrescribiendo cosas y causando conflictos, Aptik te mostrará la lista de ítems a respaldar con indicadores de 3 colores: verde, rojo y gris. Los paquetes con un indicador verde ya están instalados en tu sistema, los que tienen un indicador gris no lo están y pueden ser seleccionados para instalarse, los que se marquen con un icono rojo no están disponibles en los repositorios y por lo tanto no pueden instalarse.

Importante, restaurar siempre primero los PPAs y luego los repositorios para que no te marque en rojo paquetes que si puedes instalar.

Opciones adicionales

Aptik también incluye un botón llamado «Take Ownership», ese sirve para arreglar el problema de la propiedad del directorio Home que puede ser causado cuando respaldamos nuestra partición /home y la copiamos manualmente a una nueva instalación pero con un nombre de usuario diferente.

Al presionar el botón ocurrirá lo mismo que si escribiésemos el comando: sudo chown username -R /home/nombredeusuario en la terminal. Tomaremos propiedad del directorio y así resolveremos el conflicto.

Aptik es una aplicación sumamente útil, y si quieres agradecer a su creador puedes hacer una donación vía PayPal desde su sitio web.