Si hace una década nos hubieran dicho que Intel tendría que tomar medidas desesperadas para tratar de paliar el imparable crecimiento de una arquitectura rival, seguramente nos habría costado bastante creerlo. Pero ahora difícilmente habrá quien pueda dudar del impresionante crecimiento que han tenido en el mercado los procesadores basados en ARM firmados por fabricantes como Qualcomm, Apple, Samsung y NVIDIA, que mandan con mano de hierro en los dispositivos móviles.

Recientemente Intel ha tenido que ceder un poco de terreno, anunciando que si bien no desarrollarán procesadores con la arquitectura británica, sí que los fabricarán, concretamente para proveerlos a Altera. De cualquier modo, la apuesta de Intel sigue firme sobre los procesadores Atom de la firma, que están tratando de meter a fuerza en el mercado móvil. x86 no solo pierde terreno en el mercado de consumo, sino también con los servidores Recientemente otro grande de los procesadores x86 ha anunciado que fabricará sus propios chips ARM. Se trata de AMD, y no podemos negar que nos toma un poco por sorpresa, puesto que hasta ahora no han mostrado demasiado interés en apostar por algo que pueda enamorar a los fabricantes de smartphones y tablets. Y el hecho precisamente es que no se trata de un procesador para móviles, sino que está pensado para implementarse en servidores.

Así, el nuevo procesador de ARM destinado a servidores tomará vida gracias al diseño ARM A57, y se tratará, como no puede ser de otro modo dado su propósito, de CPUs de 64 bits. Será fabricado con un proceso de 28 nanometros y tendrá entre 4 y 8 núcleos de procesamiento.

Con esto, AMD finalmente termina de desembarcar en el desarrollo de procesadores ARM para servidores, lo que es un nuevo indicador de la buena salud con la que cuenta la plataforma, que se puede cuantificar como otra derrota sufrida por el ya tradicional x86. No podemos negar que nos parecería muy interesante también ver que AMD haga lo propio para el segmento móvil, pero sabemos que no pasará.