A través de un comunicado de prensa el USB 3.0 Promoter Group ha anunciado los primeros detalles sobre cómo será el futuro de los USB. Su director, Brad Saunders, está confiado que la nueva versión del conector se pondrá al día con tendencias de diseño en términos de tamaño y facilidad de uso, y que permitirá una completamente nueva gama de productos con menos grosor que la actual.

El futuro de los USB es conocido por ahora como Type-C y comparte especificaciones con la versión USB 3.1, pero trae novedades que serán muy bien recibidas por el público. En primer lugar, será reversible, esto significa que se acabaron las frustraciones y la necesidad de fijarse de que parte del cable USB estamos intentando conectar con nuestro dispositivo.

También Type-C será más pequeño: el tamaño será similar al de los conectores microUSB o al Lighting desarrollado por Intel con el soporte de Apple. Las dos características que son la mayor innovación de Type-C parecen haber sido modificadas para competir justamente con el conector Lighting de Apple, que es pequeño y reversible.

El problema que se avecina con este nuevo estándar de conector es la incompatibilidad de viejos cables. Se ha comunicado desde el USB 3.0 Promoter Group que se incluirá una especificación para el desarrollo de adaptadores. El proceso de transición será un tiempo en lo que estaremos rodeados de adaptadores pero que será necesario pasar si se quiere llegar a adoptar esta nueva tecnología que tiene claras ventajas sobre la versión anterior de la misma.

Todavía no se conoce una fecha estimada para la implementación de esta nueva tecnología, su éxito dependerá, como siempre, de la adopción por parte de otras compañías. Intel ya se ha pronunciado a favor, y seguramente los mayores fabricantes de hardware del mundo que están metidos en el mercado de los smartphones y tablets también apoyarán a Type-C ya que el menor tamaño beneficia sobre todo a este tipo de dispositivos móviles.