No todo en la vida es tener ocho núcleos. A veces ni siquiera ser el más potente es realmente importante. En ocasiones lo fundamental es la eficiencia. Parece que de eso están convencidos en Qualcomm, empresa que no tardó demasiado en salir al paso y declarar que ya estaban trabajando en sus propios procesadores de 64 bits luego de que Apple nos habló del nuevo corazón de sus dispositivos estrella.

Pues bien, Qualcomm no estaba hablando por hablar, y ya tienen algo para hacer gala en sociedad de lo que será el futuro de sus chips. Hace poco han presentado el Snapdragon 410, primer procesador con arquitectura de 64 bits de la casa, que además también viene a ser el primero de este tipo destinado particularmente a dispositivos de gama baja, como suele suceder con la serie 400 del fabricante. Qualcomm aprieta fuerte en la gama baja para recuperar terreno El procesador que será fabricado siguiendo el proceso de 28 nm de TSMC hará uso del juego de instrucciones ARMv8-A, también conocido como ARM64 por estar basado en la arquitectura de 64 bits. Con esto, este CPU se permitirá tener control doble canal de más de 2 GB de RAM sin ningún problema.

El resto de las especificaciones se completan con una GPU Adreno 306 para conseguir resoluciones FullHD sin despeinarse, un máximo de dos núcleos con máxima eficiencia energética, conectividad LTE, capacidad para cámaras de hasta 13 MegaPixeles, y tres ranuras SIM por dispositivo. Todo esto pensado para dar vida a la gama baja de Android, Windows Phone y FireFox OS. Suena bastante prometedor si me lo preguntan a mí.

Tomando en cuenta este impresionante despliegue de prestaciones, no sorprende que la llegada al mercado de los primeros smartphones con Snapdragon 410 esté programada para la segunda mitad del 2014. Ahora no nos cabe duda de que el gran protagonista del año entrante será el segmento medio-bajo.