2013 ha sido el año del Nexus 5, del Nokia Lumia 1020, de Windows Phone 8, de Android 4.4 KitKat, de iOS 7, del Moto G, de la batería del LG G2, del Nokia Lumia 520, de la pantalla del HTC One… pero obviamente, no todo iban a ser buenas noticias. También ha habido descalabros y fails en toda regla en la industria móvil. Apuestas que no han salido como se esperaba, proyectos que eran una locura desde un principio, o simplemente productos que no han tenido una buena aceptación.

Ubuntu Edge

fracasos de 2013

Y será que no lo dije. Pretender conseguir triplicar el récord histórico de financiación vía crowdfunding en 30 días, con unas especificaciones en papel y un render, poniendo el producto en envío casi un año vista, era una locura. Lo dije cuando el proyecto llevaba cinco días en marcha: Ubuntu Edge está condenado al fracaso. Entonces aún tenía un buen bump inicial de financiación, pero estaba claro que no sería sostenible.

Y así fue. Pronto el hype se anuló, y aunque aún tenía algún que otro inversor interesante, pronto se pinchó aquella pequeña burbuja. Pedir 800 dólares por un producto en ese estado, teniendo en cuenta el estado de la industria móvil, era una locura. Y por supuesto, el Ubuntu Edge fracasó.

Belén Esteban como imagen de MásMóvil

Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 - Fracasos tecnológicos de 2013 -

Profunda vergüenza ajena es lo único que se puede sentir viendo cómo una operadora móvil virtual echa por la borde su imagen de marca al decidir contratar a Belén Esteban como imagen. Más aún viendo cómo su estrategia con ella se basa en crear un vídeo de esos que se huele a distancia que buscan ser un viral a la fuerza. Que por meter un hombre con la cabeza de un caballo, un plátano bailando, y una mujer que encarna todo lo malo que tiene España versionando una canción “de moda” (que al mes siguiente ya se nos pasó a todos la tontería, por suerte), podían tener éxito. Los números fueron justos y MásMóvil perdió clientes por primera vez después de esta campaña. Lo conté en De Alicia Keys a Belén Esteban: elegancia en BlackBerry frente a vulgaridad en MásMóvil. Nunca más, por favor.

Las ventas de BlackBerry 10

fracasos de 2013

Cuando pude ponerme a BlackBerry 10 en el bolsillo durante un tiempo, gracias a una BlackBerry Q10, el resultado fue bastante bueno: la plataforma era fluida, correcta, con algunos puntos en que mejoraba a la competencia (como la interfaz basada en gestos), y con la seguridad que caracteriza a BlackBerry. ¿Problemas? En mi opinión varios, empezando por una interfaz muy mejorable, y una flagrante falta de aplicaciones en BlackBerry World.

Dos claves que han hecho mella en BlackBerry 10. Los números no engañan: BlackBerry ha perdido cuota de mercado en todo el mundo salvo en Australia, y en algunos países de forma muy grave. Su marketshare en España, según los datos de Kantar, ha llegado al 0,0 % en octubre. Una estocada que parece irremediable. Definitivamente, BlackBerry, que ha demostrado ser capaz de crear grandes productos como BBM multiplataforma, necesita reinventarse. No lo digo sin pena, no me gusta ver a un fabricante histórico en esta situación. Pero parece menos capaz de competir con iOS, Android y Windows Phone que Symbian en su momento.

El año de los smartwatches

Pebble

Vimos varios este año, algunos más atractivos sobre el papel que otros. Pero definitivamente, han pasado con más pena que gloria. No han alcanzado el estatus de producto del año, ni mucho menos. Y hace doce meses, muchas voces decían que sí, que 2013 sería el año de los smartwatches. Ni Samsung Galaxy Gear, ni Sony Smartwatch 2 han conseguido despertar la expectación necesaria, ni tener la aceptación amplia. Quizás puede salvarse el Pebble, un poco más acertado, sobre todo tras su mayor compatibilidad con iOS 7.

Facebook Home

fracasos de 2013

Quizás el fracaso más grande del año. Facebook Home llegó dispuesto a convertirse en el launcher más usado, a revolucionar la forma en que usábamos nuestro smartphone para colocar a la experiencia de uso de Facebook en el centro. Llegó también con un ambicioso calendario de actualizaciones mayores mensuales. Las primeras impresiones no fueron buenas, partiendo de que las fotos de nuestros amigos ni de lejos lucían tan bien en la realidad como en la presentación oficial del servicio. A ello le sumamos que no aportaba demasiado y que se acababa convirtiendo en un estorbo. Su valoración media en Play Store no llega al aprobado. ¿Alguien sigue usando Facebook Home?

HTC First

fracasos de 2013

La consecuencia de lo anterior. Tras la presentación de Facebook Home, se hizo público el acuerdo con HTC para integrarlo en un smartphone lanzado de forma conjunta. Ese smartphone fue el HTC First, el cual lucía bastante bien como gama media, pero las ventas fueron un desastre. Primero, se rebajó el precio hasta dejarlo regalado a cambio de un contrato con permanencia. Finalmente, fue descontinuado menos de tres meses después de su presentación. Una pena, porque no pintaba mal y se le podía desactivar Facebook Home. Pero no le fue bien.

Presentación del Samsung Galaxy S4

Presentación Samsung Galaxy S4

Subrayo: presentación, no el producto en sí mismo. Lo que es el Samsung Galaxy S4 es un gran smartphone, con algunas desventajas, como todos. Pero su puesta en escena fue terrible, con un espectáculo machista, llena de tópicos y con mucho más de show a cualquier precio que de presentación de uno de los smartphones del año.

ZTE Grand X In

ZTE Grand X In 5

Llegó al mercado anunciado como “el primer gama alta de ZTE”. Tras probarlo, me quedó muy claro que no tiene nada de gama alta, e incluso es un gama baja bastante malo. De hecho, suyo es el mérito de haberse llevado la nota más baja de entre todas las reseñas que hemos hecho este año. Así lo reflejamos en el análisis del ZTE Grand X In. Su pantalla, su rendimiento, su cámara, su hardware (llegando incluso a su diseño y los botones que incorpora, de Android 2.3)… Ni siquiera es recomendable para quien busque un gama baja. El gran bluff del que, por suerte, ZTE aprendió para ir remontando con otros como el Grand S Flex.