Parece que los escándalos siguen salpicando a Foxconn, principal ensamblador de dispositivos de Apple del mundo. Después de los numerosos suicidios de empleados a lo largo del 2013 (que la compañía intentó ocultar) y el uso de menores de 15 años en la fábrica, parece que los empleados de Foxconn se enfrentan a maratonianas jornadas de más de 60 horas semanales de trabajo sin descanso. Con ello Foxconn Technology Group deja en agua de borrajas la directiva de conducta que estableció Apple para las buenas prácticas con sus empleados y partners. ¿Hasta cuándo seguirá la situación de esclavitud en Foxconn?

Mientras que para Instagram ha sido un año de luces y éxitos, para la unión de Foxconn y Apple está siendo un año de polémica tras polémica. Al parecer y después de los escándalos del 2013 que han sacudido a la compañía, los trabajadores de las tres fábricas situadas en las regiones de Shenzhen y Chengdu (China) han reportado a las autoridades locales que están trabajando jornadas de más de 60 horas semanales. Esto contrasta con el límite de 49 horas semanales que estableció Foxconn en su última auditoría interna impuesta por su primer cliente, Apple. Todo ello después de que hace varios meses The New York Times publicara las condiciones laborales que sufrían los empleados de la compañía. Foxconn, la producción por encima de la salud de las personas

En respuesta a esto Apple invitó a la FLA (Fair Labor Association) a auditar las tres fábricas de Foxconn en China con más de 180.000 empleados. Después de estos realizaron numerosos cambios como la introducción de descansos en la jornada laboral y una actualización de las políticas de seguridad. Pero el tema de las horas semanales de trabajo fue algo que Foxconn se negó en rotundo a negociar. Al parecer se escudó en los grandes pedidos de Navidad y Black Friday para utilizar las horas extra de forma abusiva.

Por ello desde AppleWeblog otorgamos el premio a la esclavitud 2013 a Foxconn, empresa que se olvida que detrás de la fuerza de producción hay personas.