El futuro ya está entre nosotros, amigos míos. Los robots, aunque no tienen el tipo de inteligencia artificial que se nos prometía en los Supersónicos, ya son una realidad que cada día llena mas y mas aspectos de nuestras vidas. El domingo pasado Amazon, una empresa que no necesita ningún tipo de presentaciones, haciendo gala de esa innovación que los ha llevado hasta la cima, le presentaba al mundo sin ningún tipo de tapujos el cómo ven será el futuro de las entregas, utilizando drones voladores capaces de dejar los pedidos en la puerta del hogar. UPS también estaría trabajando en sus propios drones Parece que la idea ha tenido bastante calado, mas allá de los medios y la curiosidad de la gente. Y es que poco mas de un par de días después de la declaración de intenciones de Jeff Bezos, UPS ha admitido que ellos también están gastando su dinero en la investigación y desarrollo para que en un futuro no demasiado distante poder contar con sus propios drones en la plantilla de personal.

La noticia no toma por sorpresa a nadie, y es que desde hace ya algunos meses se vienen sonando rumores de que tanto UPS como su principal competidor FedEx, han estado trabajando activamente en preparar sus propios drones, todo con la finalidad de poder agilizar los procesos de entrega.

Una alternativa más que posible

Aunque de entrada, se nos puede hacer muy complicado todo esto de hacer entregas utilizando robots voladores, y quizás podemos pensar que los costos pueden ser demasiado elevados, la realidad podría ser bastante diferente. Tomando en cuenta lo que cuestan los Ar Drone de Parrot, seguramente en Amazon estarán felices de hacerse con algo mas profesional por al rededor de mil dolares.

amazon drones

En términos prácticos, dando una vida útil de un año por cada robot, la empresa de Bezos podría fácilmente permitirse hacerse con hasta 13 drones al año con lo que le cuesta el salario de uno solo de sus empleados. Eso por una jornada laboral de solamente 8 horas, pero como nuestros amigos voladores no necesitan dormir, seguramente a la larga resultarán mucho mas rentables que los humanos para labores puntuales.

Así están las cosas, sabíamos que eventualmente los robots nos quitarían el trabajo a todos, pero no deja de inquietar que ese día se nos echara encima tan de pronto.

No tan rápido, chicos

Parece que el terreno está perfectamente allanado para que Amazon haga de las suyas y mine nuestros cielos de sus robots, en compañía del resto de empresas encargadas de entregar paquetes. Nada mas lejos de la realidad. Los repartidores del mundo pueden respirar tranquilos por otro par de años. La legislación estadounidense no permite drones en sus cielos El primer gran inconveniente con el que se enfrentarán los drones que quieran hacernos las entregas, tienen mucho que ver con limitaciones legales. Y es que en Estados Unidos la legislación actual esta minada de limitaciones que impedirían a este tipo de maravillas tecnológicas moverse a sus anchas por las ciudades. Y si Amazon, UPS y FedEx no pueden arrancar con el uso en EEUU, difícilmente los veremos en otras latitudes.

También se debe tomar en cuenta que aun no contamos con la tecnología de posicionamiento necesaria para que el dron de turno no le deje nuestro nuevo iPhone comprado por Amazon a alguien mas del vecindario, que olvide comentarnos que tiene un smartphone con factura a nuestro nombre.

Las aplicaciones para estos aparatos del modo en que los ha concebido Amazon en su comercial aun se encuentran lejos de volverse una realidad plausible. Sin embargo, desde la perspectiva de UPS, el futuro mediato de estas máquinas bien podría ser en labores internas de la empresa, como el transporte de cargas entre una oficina central y un centro de atención al publico.